79 años con el poder del Espíritu Santo

79 años con el poder del Espíritu Santo

79 años con el poder del Espíritu Santo

La iglesia comenzó en Hechos de los apóstoles o por lo menos fue el día de la inauguración, cuando el Espíritu Santo se derramó sobre ese grupo que estaba congregado, pero aquí en Colombia ya son 79 años con el poder del Espíritu Santo.

Para nosotros el miércoles 12 de mayo de 1937 tiene que ser un día especial.

El puerto donde arribó ese barco es un puerto que para estos tiempos ya no está habilitado.

Pero como él no venía nada más mirando lo que tenía adelante, sino que él venía mirando por la fe, gracias a esto, hoy en día hay un pueblo victorioso.

Es verdad que no había ni un colombiano, pero ahora somos muchos que creemos lo que vino a predicar ese hombre por la gracia de Dios.

Así fue que comenzó la iglesia en Colombia, una iglesia pequeña, que se reunían en algunos lugares a escuchar el mensaje de salvación que decía un hombre con una expresión entre inglés y español.

Dicen que comenzó fue repartiendo Biblias y tratados, había pequeños grupos en distintas partes del país.

Se reunían en Bucaramanga después hubo grupo en Barranquilla y ya comenzaron a entregarse a la generación siguiente.

Ya ese grupo pequeño iba creciendo, avanzando un poco más.

Nosotros estamos grandes, pero todavía nos falta, no nos podemos confiar, todavía nos falta ese primo, ese tío, ese amigo, ese compañero.

Tenemos que abrir nuestra boca, darle testimonio a nuestra familia, vecinos y personas cercanas.

Somos canales que Dios utiliza y podemos enviar ese mensaje que ha cambiado nuestras vidas y que puede seguir cambiando a más colombianos:

“En quien todo el edificio bien coordinado va creciendo”.

Este edificio va creciendo, pero no es nada más porque si, es porque tenemos un buen coordinador.

Tenemos el que sabe coordinar realmente, por esto ya son 79 años con el poder del Espíritu Santo.

También te puede interesar: 10 veces mejores

El objetivo de que vaya creciendo es para ser un templo santo, para que cada uno de nosotros podamos tener esa experiencia.

Ser conscientes que somos templo del Espíritu Santo, que ya no somos nuestros, sino que somos templo de él.

Ya el templo no es en Jerusalén, los templos no son unas paredes, los templos somos tu y yo, somos templo del Espíritu Santo.

Un templo no hecho por manos de hombres, sino por la mano poderosa de Dios: “En quien vosotros fuiste o sois juntamente edificados”.

Tenemos que congregarnos, no dejarnos de congregar como algunos tienen por la mala costumbre.

Porque vamos siendo edificados con un propósito grande, eterno, hermoso para la morada de Dios en el Espíritu.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

No podemos esperar la semana de renovación, nosotros mismos debemos ir buscando esa renovación en el Espíritu Santo:

“Más vosotros sois real sacerdocio, linaje escogido, nación santa, pueblo adquirido por Dios”.

¡Hemos sido comprados a precio de sangre!

Tenemos que saber quiénes somos, eso debe marcar la diferencia, tenemos que saber que tenemos alto precio para con Dios, el mundo no nos valora, no nos aprecia, pero a precio de sangre hemos sido comprados.

Nos critican, pero no nos comprenden.

El objetivo por habernos comprado es para que: “Anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”.

Es para que no nos quedemos callados, es para que hagamos como hizo el hermano Larsen, como hicieron esos misioneros, hablar del evangelio de Jesucristo.

“Sobre esta roca edificaré mi iglesia y las puertas del hades no prevalecerán contra ella”.

La roca no es Pedro es sobre lo que Pedro había acabado de decir: “Tú eres el Cristo el hijo del Dios viviente”, es decir, tu eres Dios manifestado en carne y sobre eso edificaré de mi iglesia.

La roca inconmovible de todos los siglos es Cristo, que nos da a nosotros esa seguridad y tranquilidad, donde nosotros podemos tener nuestros cimientos, no es en otra roca sino en Cristo.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

De que hay persecuciones y dificultades las hay, pero todas esas situaciones no prevalecerán contra ella.

Y podemos decir con confianza que no han prevalecido, ya son 79 años con el poder del Espíritu Santo.

¿Cómo comenzó el ministerio de la IPUC?

Comenzó pequeño, llegando a esas ciudades.

Pero también se fue para los pueblos, veredas, obra indígena, cárceles, hospitales, población sorda, comedores de ancianos y a los militares; la obra sigue avanzando, sigue creciendo.

79 años de haber comenzado esta misión, pero todavía no se detiene.

Esto sigue avanzando, en medio nuestro están los dones del Espíritu y no son un regalito de cualquiera.

Son dones grandes, dones de sabiduría, dones de palabra, de ciencia, fe y sanidades.

Vea también: El Espíritu Santo no pasa de moda

Nosotros somos la continuación de la iglesia primitiva, de la iglesia apostólica, de la iglesia del Señor aquí en Colombia.

Una iglesia llena del Espíritu Santo con la señal de hablar en nuevas lenguas, siendo templos portátiles y móviles del Espíritu Santo.

Es importante destacar que el movimiento del Espíritu Santo tiene que ser fundamental para nuestras vidas.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Es verdad que hay otras cosas que son necesarias, pero por encima de todas esas cosas está esa necesidad.

Que no tengamos que esperar que nos hagan un programa.

Sino que tu allá en tu intimidad te puedas levantar, que no andes con miedo, sino que podamos ir llenos.

Que cuando se haga una oración se pueda manifestar ese don, que cuando te pidan un consejo salga esa palabra de sabiduría.

“Estando persuadido de esto que el que empezó en vosotros la buena obra la perfeccionará”.

Tenemos que estar persuadidos, no nos podemos dejar mover fácilmente de que la venida del Señor está cerca.

Vea también: El poder del Espíritu Santo en las misiones

Podemos estar tranquilos que vengan vientos de doctrina, de organizaciones, pero no te dejes mover de nada de eso.

Déjate pulir de él, porque te está perfeccionando, no te dejes llevar por gente que viene profetizando cosas falsas porque la obra del Señor empezó bien y terminará bien.

“Mirará el fruto de la aflicción de su alma y tendrá una satisfacción”

79 años del evangelio con nosotros, los años no han pasado en vano, el Señor quiere seguir dando esos acabados a tu vida.

Por su gracia estamos cimentados sobre la roca, aunque otros han tropezado nosotros hemos seguido.

Por: Edimer Díaz

 

Total Page Visits: 199 - Today Page Visits: 1