Aviva tu ministerio

0
6861
Aviva tu ministerio

Aviva tu ministerio

Es bueno aclarar a qué se refiere la Biblia cuando habla de “Aviva tu ministerio’’, porque a veces se hacen populares por diferentes pensamientos que se exponen, que uno cree que están bien, pero en realidad no es así. Hablaremos sobre el tema: “Aviva tu ministerio”.

Según 1 Corintios 12:4-7 “Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo, Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo’’.

“Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo, Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho’’.

La secuencia que muestran estos versículos es don o carisma, esto quiere decir: “gracia, habilidad’’, que tiene la persona.

Te puede interesar leer: Cumple tu ministerio siempre

Luego nos habla de ministerio o diaconado, es decir, servir; entre nosotros se hace popular esta palabra al decir que una persona es diácono porque es miembro de la junta local.

Y por último nos habla de operaciones, por lo consiguiente, el resultado que nos da es así: habilidad (don), actividad (ministerio) y resultado (operaciones), lo que yo soy, me lleva a producir algo.

Hay diversidad de dones, de servicios y claramente de operaciones o resultados en el servicio al Señor, pero Dios que es quien hace todas las cosas, es el mismo, así que, tenemos una secuencia muy lógica.

El don imprime carácter, es decir, que transforma lo que la persona es, un ejemplo claro es un pastor, tiene la habilidad de enseñar la palabra, pero ello lo convierte en un pastor.

Si tu tienes la capacidad para enseñar, eres maestro, si existen en alguien la habilidad para evangelizar, es evangelista, así que, la habilidad que tienes, te convierte en ello.

Nadie puede ser lo que otro es, usted no pide dones, la Biblia dice, que él repartió los dones como él quiso.

Así que, aunque usted se pase muchas noches sin dormir Dios no le va a dar el don que usted le pida, sino que, él quiso darle.

Entonces pídale a Dios que lo ayude a desarrollar su don, porque existe una tendencia en el ser humano de hacer lo que hace el otro y pocas veces no encontramos conformes con lo que el Señor nos ha dado.

Por eso, el hombre es, lo que el don le hace ser, ahora hay personas que tienen dones y hace un servicio.

Pero puede ser que tenga el don y no esté haciendo el servicio, pero eso no quiere decir que dejó de ser eso.

Si deseas dale clic aquí: Aviva tu ministerio

Entonces en algunas ocasiones, este tema es de discusión, porque muchos pastores dicen: “pero es que yo no puedo dejar de ser pastor’’, y es así, nunca lo dejará de ser, pero no quiere decir que lo va a seguir ejerciendo.

Otro ejemplo podría ser el de un médico que se retira, pero no deja de serlo porque ya no lo ejerza.

La conclusión es, que una persona puede tener la habilidad y puede ser que no esté en ejercicio, pero no deja de ser lo que es.

De igual manera un hijo de Dios, tiene un determinado don, pero puede ser que no lo esté ejerciendo a plenitud.

El apóstol Pablo está convencido que Timoteo tiene una habilidad que le fue dada cuando oraron por él, pero parece no estarla ejerciendo.

Entonces traducimos que avivar el don, se hace con una experiencia, y así no es, es poner en función.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Aviva tu ministerio.

El motor y la batería están en buen estado, pero está todo apagado, entonces para que funcione, solamente hay que encenderlo.

Entonces el apóstol Pablo le dice a Timoteo, mira, yo te recomiendo que tu reavives el don de Dios que está en ti.

También puedes leer: Repartiendo dones y ministerios con unción

En el caso específico de Timoteo, él dice que no lo está ejerciendo por timidez.

Más no por falta de espiritualidad, ni de búsqueda de Dios o porque no tiene poder del Señor.

Timoteo lo tenía todo, pero era tímido, entonces Pablo en respuesta le dice, que Dios no nos ha dado espíritu de timidez, sino de poder, amor y dominio propio.

Así que, la vivacidad de un ministerio depende de dos factores:

  1. La convicción
  2. Inspiración

Entonces, aquí vemos a un hombre que tenía la habilidad, pero no la ejercía por timidez, entonces debemos tener convicción.

La palabra tímido quiere decir: medroso, encogido y corto de ánimo.

El que ministra sabe que es un instrumento en las manos de Dios, y pienso que esa es una de las cosas que las personas no logran entender.

Esto no es un juego, Dios puede hacer cosas en nuestras vidas maravillosas.

Cuando nosotros dejemos de ser tímidos y nos entreguemos con todo lo que somos al Señor, entonces veremos su gloria derrama a través de nosotros.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Aviva tu ministerio.

Entonces del ministerio cristiano debemos entender eso, es una habilidad dada por el Espíritu Santo.

Hay habilidades humanas paralelas a la Espirituales, pero no igual de efectivas y profundas.

Existen personas hábiles para hablar en la iglesia del Señor, pero también en el mundo sin Cristo.

Pero hay una diferencia entre los dos, y es que uno es don del Espíritu y el otro no.

Entonces el hombre que tiene un don de Dios, no debe ejecutarlo para jactarse, debe saber que es un instrumento.

Vea también: Los dones del Espíritu Santo y como saber cual tengo

Así que, si tienes una habilidad, recuerda que no es tuya, esa te la regaló el Señor, por lo tanto, la gloria no es tuya, la gloria solo se la lleva Jesús.

Pero si tienes un don, y por falta de convicción o inspiración no lo ejecutas, es hora de que lo pongas en marcha.

No olvides que en el tribunal del Señor, daremos cuentas a él de todo lo que hicimos con lo que nos entregó.

Pastor: Álvaro Torres

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.