Cambia de asiento

0
1949
Cambia de asiento

Cambia de asiento

Cambiar de asiento es algo relativamente sencillo, rápido e insignificante, pero ¿En que nos puede ayudar, si el fin es sentarnos? Hoy entenderemos la importancia de esto, con el tema: “Cambia de asiento”.

En la Biblia encontramos dos personas que estaban sentadas, uno era Eutico, “un joven que estaba sentado en la ventana, rendido de un sueño profundo, por cuanto Pablo disertaba largamente…” Hechos 20:9.

La otra era María “La cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra” San Lucas 10:39. Cambiar de asiento hoy, puede salvar y llenar tu vida.

La Biblia es clara, Pablo se estaba despidiendo de los hermanos en Troas luego de haber estado con ellos una semana, y esa noche antes de partir el pan, inició un discurso.

El lugar donde se encontraban, estaba lleno de lámparas, es decir, estaba bien iluminado.

Estar todo muy bien iluminado, hace referencia a la presencia de Dios y a que nadie puede esconderse de ella, al joven Eutico parece que se le olvidaba el texto que dice: “¿Y a dónde huiré de tu presencia?”

Vea también: Pilares de la vida cristiana

Se le ocurrió sentarse al borde de una ventana en un tercer piso; nos podemos preguntar ¿Por qué este joven no se sentó en el piso, en una silla, en un banco? ¿Por qué al borde de la ventana?

Este joven se quedó dormido, hay tres cosas de las que debemos tener mucho cuidado:

  1. Dormirse, el que se duerme se cae.
  2. La caída
  3. La muerte espiritual, el que se duerme se cae y puede morirse.

Y a Eutico le pasó eso, se durmió, se cayó y se murió, por eso el mensaje de hoy es: cambia de asiento.

Terrible la situación que se debió vivir en ese momento. El asiento de Eutico era muy peligroso, fue un accidente que pudo haber evitado.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Muchas veces hemos escogido un mal asiento, un lugar donde ponemos en peligro nuestra vida espiritual, un asiento que no conviene.

Eutico estaba alejado del grupo de hermanos, y esto es importante, cuidémonos de alejarnos de nuestros hermanos.

Porque la Biblia dice: “¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!” Salmos 113.

Al Señor Jesús le agrada esa armonía fraternal, que usted sea humilde en tener comunión con sus hermanos en la fe.

También te puede interesar: Problemática de la vida ¿Tendrá solución?

Al estar sentado en la ventana, Eutico podía oír lo que decía Pablo, pero también lo que pasaba afuera, él no estaba ni adentro ni afuera.

Que Dios nos guarde de estar de esa manera y que todo nuestro ser este atento y presto a solo escuchar y sentir su presencia.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Cambia de asiento, el Espíritu Santo nos ha dado dominio propio, la vida cristiana hay que definirla, se es cristiano o se es del mundo.

Vea también: El Espíritu Santo es la obra cumbre de la gracia de Dios

Para que exista una iglesia pura y en santidad, es necesario oír a Dios y el hoy te dice cambia de asiento.

María escogió el mejor asiento, estar a los pies del maestro, no hay mejor lugar que sumergirse en la presencia de Dios para ver sus obras, para que nuestras vidas cambien, para ver prodigios.

Hoy en estas cortas líneas te digo, si estas mal, si estas alejado, si algo te está quitando la atención a lo que es verdaderamente importante, cambia de asiento; ten cuidado porque un mal asiento te puede costar la vida.

Pero al estar sentado a los pies de Dios puedes ver su gloria.

Por: Andrés Saldarriaga

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.