En qué consiste el reino de Dios

En qué consiste el reino de Dios

En qué consiste el reino de Dios

Algunos tienen la idea de que el reino de los cielos es algo que está allá en los cielos, o que es algo que está allá y que va a venir, pero no, el reino de los cielos somos nosotros como nación de Dios. El tema que hoy trataremos es: “En qué consiste el reino de Dios”.

Teniendo en cuenta que el reino es un dominio, país, nación o un gobierno, a nosotros se nos ha propuesto un reino, el de los cielos.

Como toda nación, debe ser conquistada, pero esta nación no vino del cielo, esta nación está siendo conquistada aquí mismo en la tierra.

A nosotros nos conquistaron para ese reino y estamos en él. Afortunadamente hemos conquistado a otros para ese reino.

¡Hay un opositor!

Este personaje (satanás), nunca quiere que nadie se pase de su dominio para el gobierno de Dios y es ahí donde nosotros debemos ser lo suficientemente valientes para hacer prosélitos, discípulos o seguidores y poder traer gente de allá para acá.

También te puede interesar: Qué es el reino de Dios y para quien es

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

La gran mayoría de la gente está bajo el poder del maligno, pero nosotros le estamos quitando gente a ese reino de satanás y pasándolos acá al reino de Dios.

Para salir a la conquista hay que armarse de poder.

Cualquiera que va a ser parte de este reino y que va a asumir la responsabilidad de conquistar gente para este reino, tiene que armarse de lo que dice la palabra, es decir, tiene que armarse de poder.

Dios nunca ha estado escaso de dar, ni lo va a estar tampoco.

Desde el momento que Dios se propuso levantar un pueblo, buscó un hombre para organizar su pueblo, Abraham.

Él no era un cristiano, era inconverso, es más, la historia dice, que Abraham tenía el oficio de hacer matachos, o sea, ídolos.

De eso vivía porque ese negocio era bastante productivo, ya que a la gente siempre le ha gustado comprar esas cosas; él estaba ahí, Dios lo llamó y luego de esto fue un creyente.

Vea también: Establecer el reino de Dios

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

Es importante recordar, que en todas las épocas y en todos los tiempos, Dios ha levantado hombres para hacerle frente al mal y posteriormente conquistar las grandes batallas de su pueblo.

Para no irnos muy lejos, hablaremos de nuestro país, Colombia, un país que debemos querer con todo el corazón.

Años atrás, no había ni un solo cristiano, había una gran necesidad y fue necesario que Dios tocara el corazón, primero, de una mujer y después de un hombre.

Esa mujer un día tuvo una gran visión sobre Colombia, ella vio a Colombia hundida en la maldad, y dijo: “Si Dios me permitiera solamente poner mis pies en Colombia y morir, moriría satisfecha”.

Podríamos decir entonces, que esa mujer que era muy joven, fue el vehículo que usó Dios para traer al hermano Larsen a Colombia.

En ese momento fue necesario que Dios tocara a un hombre, que no tenía un nivel académico muy alto, pero que era muy joven.

También te puede interesar: El Reino de Dios en la tierra

Por ende, nosotros no nos podemos excusar cuando Dios nos llame a conquistar almas para su reino, diciendo que no sabemos nada o “no, es que estoy muy joven”.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

En la antigüedad hubo reyes de siete años de edad y quizás alguno dijo: “bueno, y ese pelao qué tanto puede hacer” y eso en gran parte es verdad en parte, porque un joven de esos no tiene nada que hacer.

Pero una cosa es un joven y otra muy diferente es un joven en las manos de Dios.

Ahora, Dios tampoco es que se complace en lo mucho, no es necesario tanto, no es con nuestra fuerza.

Ese fue el caso de Moisés, cuando Dios lo llamó, lo primero que sacó a relucir era que no hablaba bien.

Vea también: A que reino perteneces tu

Pero a Dios no le importaba porque él era el que lo mandaba, esto nos confirma una vez más que Dios no necesita mucho.

Si bien es cierto, fue necesario que viniese el hermano Larsen, pero él ya no está y después de él se levantaron otros hombres.

Cada uno en su época y en su tiempo, hombres que fueron de Dios, que sacaron la obra adelante y también mujeres.

Con todo esto, ahora nosotros tenemos que ser más conscientes de lo que estamos haciendo, somos el reino de Dios en la tierra y nuestra misión es arrebatar almas para este reino, porque en eso consiste el reino de Dios.

Por: Filadelfo Frías

Total Page Visits: 260 - Today Page Visits: 2