La palabra de Dios

La palabra

La palabra

Es pues la fe, la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve. Hoy hablaremos del tema: “La palabra”.

Por la palabra del Señor fue hecho el universo, no solo el planeta donde vivimos, no solo el sol y las estrellas por ella fue hecho todo, de manera que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

Quiere decir, que la palabra es la razón de todo, no hay nada que no haya sido por su palabra.

Es el eje central de todas las cosas en torno al cual gira todo, las alabanzas, los ayunos, las oraciones, las vigilias, la música, la escuela dominical, la ofrenda, el diezmo, etc, todo gira alrededor de su palabra.

Por su palabra fueron hechos los cielos y la tierra, el ser humano hace muchas cosas pero por muy sabio que sea, el hombre utiliza de los elementos que ya existen en la tierra y de ahí fabrican.

El Señor es el creador absoluto de todo y lo hizo por su palabra, su palabra es como un faro que ilumina el camino. 

“Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera es a mi camino”

Cuando nosotros dejemos de depender de su palabra, nuestro camino queda en la oscuridad.

No importa que el mundo esté lleno de tinieblas, un cristiano cuando anda bien con Dios, anda a la luz de su palabra.

Pedro dice, que por su palabra fueron hechos los cielos y la tierra, que del agua provienen y por el agua subsisten por la palabra de Dios.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Algo lindo es oír su palabra y amarla, la palabra del Señor es hasta medicina para los huesos y el espíritu dice la palabra.

“Mientras aun hablaba pedro estas palabras, el espíritu santo cayó sobre todos los que oían”. Hechos 10:44.

También te puede interesar: Por qué Dios es omnipotente

Nosotros no podemos poner por duda la obra del Señor porque la Biblia dice:

“Como tú no sabes cómo crecen los huesos en la mujer en cinta, ni conoces el camino del viento así ignoras la obra de Dios” pero la obra de Dios es grande.

El Señor todavía habla hoy y todavía está llenando con su Espíritu Santo, Dios está haciendo llamados a servirle todavía, él aún está llamando en este siglo.

Pero hay que prestarle mucha atención, hay que afinar el oído, hay que entrar en el santuario de Dios, hay que meterse en el secreto de Dios porque Dios está repartiendo dones.

“Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.  Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres”. Efesios 4:7-8.

Y esos dones son por gracia, no porque yo soy buena persona, no porque diezmo más que los demás, ni porque yo ayuno más que los otros, eso es sin mérito, dado por gracia.

Hay gente que tiene dones y los tiene en el barro porque no andan bien con Dios y andan embarrados.

Es tiempo de que reflexionemos porque a medida que la maldad, el pecado abunda en el mundo, la iglesia debe crecer en santidad en búsqueda de Dios para contrarrestar aquellos.

Si es caso ir haciendo la dieta del internet porque hoy todo mundo depende del internet hasta para comer, la salvación no viene del internet viene de Dios.

La Biblia es la palabra de Dios, la que alimenta, la que alumbra el camino, el que la guarda no cae en pecado y es santo “su palabra es espíritu y es vida”.

Vea también: Cómo interpretar la Biblia

“Entre tanto que voy ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza”.

¿Qué tanto lee usted la Biblia?  

Hoy la gente vive muy ocupada en otras cosas que no le deja tiempo para leer la Biblia.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

La Biblia no solo se lee, se estudia; entonces dependa de la palabra de Dios porque todo lo que existe es por su palabra.

Hay gente que tiene la intensión de orar o leer la Biblia pero se distrae en el internet y cuando viene a ver ya son las 12 o 1:00AM y no aprovechó el tiempo.

Pero también sucede, que se pone a leer un capítulo o un Salmos y en seguida le da sueño.

Es tiempo de abrir los ojos porque Dios quiere que nosotros andemos mejor con él.

Dios ha hecho todo con su palabra y lo sigue haciendo todavía por eso hay que oírla, valorar la palabra de Dios.

Dice el salmista, “Para siempre oh Jehová permanece tu palabra en los cielos”.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Tal vez hay personas que tienen poco conocimiento y les da pena pero levántela con gozo porque es la palabra de Dios.

La Biblia no es colombiana, es Judía, por eso es un privilegio que desde tan lejos tengamos una copia de ella.

Los discípulos eran Judíos, Jesucristo era judío y nosotros adoramos todos los días a un judío por eso dice que la salvación viene de los judíos.

También te puede interesar: El origen de la pobreza según la Biblia

Estudiemos y oigamos su palabra con juicio, reverencia porque ella es la que nos alumbra.

Cuando una persona está iluminado por la ella anda seguro, camina firme y cuando lo aconsejan se siente contento.

Con amor nos sentemos a oírla y le digamos al Señor; háblame, yo quiero escuchar tu voz y me diga lo que en verdad es necesario para mi vida.

“Con qué limpiara el joven su camino, con guardar su palabra” dice el salmista.

Por: Clodomiro Lobo

 

Total Page Visits: 499 - Today Page Visits: 5