La palabra de Dios nos advierte sobre una realidad, de la cual nosotros no nos podemos sustraer, y es el enemigo asecha, asedia y persigue, a toda hora está poniendo trampas y obstáculos, esto para poner a prueba la fe del cristiano. Hablaremos sobre La prueba de la fe.

El enemigo siempre está tratando de cerrarle el paso a la iglesia, de reducir su marcha, de hacer que la iglesia se detenga, se estanque y entre en un retroceso, eso es una realidad que no podemos desconocer.

Te recomendamos leer: Una iglesia de éxito.

Pero si eso es una realidad, hay otra realidad por encima de esa, y es que, si el enemigo nos ataca, hay una verdad más grande, y es que hay un Dios que nos defiende, y que está con nosotros.

Y que él dice “Sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”.

También te puede interesar: Edificados pero de verdad.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

[wysija_form id=”1″]

¡Creámoslo!, eso está escrito y es palabra del Dios todopoderoso y eso se cumple, así que esto que estamos hablando, es simplemente para que tengamos cuidado, para que estemos alerta, para que no durmamos espiritualmente hablando.

Se hace necesario que tengamos los ojos muy abiertos, porque el enemigo no descansa, él no toma vacaciones.

El enemigo está atacando, planeando como destruir la iglesia, no descansa planificando cómo destruirnos, pero tenemos con nosotros al Dios todopoderoso.

Lo que si tenemos que hacer nosotros es lo que dice el apóstol inspirado por el Espíritu Santo “Vestíos de toda la armadura de Dios”, y nos damos cuenta que esto no es ningún paseo, como algunos quieren hacerlo ver.

El evangelio no es una entretención, no es un hobbies, no es una diversión; el evangelio es algo serio.

Estamos hablando sobre: La prueba de la fe.

Esto es una exhortación a la iglesia en este último tiempo, tan peligroso que vivimos, cuando se han levantado tantos mercaderes de la fe, que venden un evangelio barato.

Este evangelio viene del cielo, y no puede ser manoseado por hombre alguno, y nosotros los que hemos recibido la revelación del Espíritu Santo y de la doctrina apostólica, sabemos que el evangelio de Jesucristo tiene autenticidad, originalidad.

Te recomendamos leer: Porqué debes decidirte por el evangelio.

“Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las acechanzas del diablo, porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, potestades, gobernadores de las tinieblas de este siglo”.

Hay todo un gobierno maléfico, con sus jerarquías, rangos y posiciones de autoridad, están bien organizados con una estructura de poder y de gobierno, muy bien montada por el enemigo.

Pero todo ese montaje es contra la iglesia del Señor Jesucristo, pero hay mucho poder en el Nombre de Jesús.

¿Qué es lo que el enemigo quiere atacar?

Lo que él quiere atacar es la fe que hemos recibido, es decir, la fe en lo que hemos creído, la doctrina que hemos recibido, la enseñanza que el Señor nos ha dado, la verdad que Dios nos ha revelado.

Eso es lo que el enemigo quiere atacar, la fe “Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estad firmes en la fe”.

Debemos procurar ser como esas palmeras que vemos tan altas, que los grandes vientos parecen que la doblan, y como que tocan ya el suelo, pero pasa la tempestad y ella quedad derechita y firme.

Podrán venir tempestades contra nuestra fe, pero si estamos vestidos de toda la armadura de Dios, podremos resistir en el día malo.

Cristiano que se respete tendrá que pasar por el fuego de la prueba, pero saldrá victorioso.

¿Por qué el enemigo ataca la fe?

Porque la Biblia dice “Sin fe es imposible agradar a Dios” el diablo sabe que, si daña nuestra fe, no podemos agradar a Dios.

La única forma como el hombre puede agradar a Dios es por medio de la fe, tanto es así, que por la fe tenemos entrada a esta gracia.

También te puede interesar: La gracia y la misericordia.

La puerta de la gracia tiene un nombre, y esa puerta se llama fe, ningún hombre puede ser cobijado con la gracia de Dios si no cree.

Y si el enemigo logra dañarle la fe, ese hombre no puede agradar a Dios, así que debemos sostenernos en la fe.

El apóstol Pablo expresaba unas palabras, que nosotros también debemos hacer nuestras “He acabado la carrera, he peleado la batalla, he guardado la fe”.

La batalla que él se refería, la pelea que él libró y ganó, fue por conservarse, por sostenerse firme en la fe.

Te recomendamos ver: Lo hemos vivido y por eso lo testificamos.

El Señor Jesús le dijo a Pedro “Simón, Simón, satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo, más yo he rogado por ti, que tu fe no falte”.

Cristiano que se respete tendrá que pasar por el fuego de la prueba, porque el verdadero cristiano no se conoce cuando todo va bien, sino en la escasez, en la enfermedad, ahí es donde se conoce de qué estamos hechos.

También te puede interesar: Hay que ser muy valiente.

La prueba de la feCreemos que hay una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, e incontaminada, inmarcesible y reservada para nosotros en los cielos.

Nuestra herencia ya está reservada, es por esto que radica la importancia de poder pasar la prueba de la fe.

"Te invitamos a que te suscribas a nuestro Canal de Youtube"

La prueba de la fe

Pastor: Vicente Arango