Renovando la visión

0
1386
Renovando la visión

Renovando la visión

Toda actividad y logro en la esfera o ámbito cristiano, fue iniciada y concluida por una persona con visión, de allí partiremos con este tema: “Renovando la visión”.

En los comienzos del siglo XX, exactamente el 20 de diciembre de 1904 dos hermanos jóvenes estaban tratando de cumplir el sueño de volar.

El apellido de esos hermanos era Wright, la demostración se hacía en Carolina del Sur y ese día solo cinco personas estaban allí.

El primer vuelo duró solo 12 segundos, nadie les prestó mucha atención; unos años después, en 1034, cinco aviones volaban sobre el funeral de uno de ellos, ya para 1969, el hombre había pisado el suelo lunar.

Los hermanos Wright tenían una visión.

La visión es un sueño alcanzable. Todos en algún momento de la vida, hemos soñado y es bueno hacerlo.

Porque ese es el punto de partida o modelo original donde se planea todas las actividades para poder lograrlas.

Toda actividad y logro en la esfera o ámbito cristiano, fue iniciada y concluida por una persona con visión.

La visión está definida por la forma en que se mira cada uno en el tiempo, es decir, la manera en que nos observamos hacia el futuro.

Vea también: Los gigantes perturban la visión

La historia es importante porque al mirar hacia atrás vemos nuestras raíces, es decir, de dónde venimos, también es importante porque nos ubica en el presente y nos proyecta hacia el futuro.

Lo mismo sucede con la visión, esta nos hace recordar ¿Quiénes somos?, ¿de dónde venimos? y ¿Para dónde vamos?

Al hablar de un sueño estamos haciendo un ejercicio mental, porque vemos con nuestras mentes tanto que con nuestros ojos y los ojos no pueden ver sin la mente.

Una persona se revela por lo que ve, la Biblia dice, que en unos de sus apartes proverbios “Porque cuál es su pensamiento íntimo, tal es él”.

Es decir, que nuestros pensamientos revelan lo que somos, lo que somos nos enfrenta con nuestro destino y determina nuestra misión.

El Señor Jesús cuando habló del tema dijo que los ojos eran la lámpara de la persona, y justamente tomó esa figura, para hablar del ojo bueno y del ojo malo.

Realmente no hay ojo bueno ni malo, Jesús lo dijo para referirse a personas generosas y avaras.

Diciendo que tal como ve la persona así es ella, dijo: si tu ojo es bueno todo tu cuerpo está lleno de luz.

Si la visión es un sueño alcanzable, la pregunta que nos podemos hacer es: ¿Qué es lo que determina y distingue la visión?, la invitación de hoy es a que al terminar estas líneas todos digamos: estoy renovando la visión.

¿Qué hace que una visión sea distinta a otra, en naturaleza, en esencia y en propósito? En el pasaje de Isaías 6, se revelan las tres dimensiones de la visión y lo que hace que esta tenga un tamaño, alcance o dimensión.

  • En primer lugar, tiene una proyección hacia arriba, vertical, la forma como nosotros vemos al Señor.
  • Segundo lugar, como nos vemos a nosotros, el concepto que tenemos de nosotros mismos.
  • En tercera instancia, como veos a los demás.

Isaías tuvo una visión del Señor, una visión de sí mismo y una visión de los demás, eso fue lo que determinó su misión.

Vea también: Preguntas sobre visión profética

En el caso de Moisés ocurrió lo mismo, porque Moisés hizo tres preguntas cuando tuvo una conversación con Dios cuando lo llamó y fueron:

  1. ¿Quién es él?
  2. ¿Quién soy yo?
  3. ¿Cómo voy a hacer el trabajo que tú me has encomendado?

Pasaje que podemos encontrar en el capítulo 3 del libro de Éxodo.

Exponemos entonces que esa visión es la que determina la misión. Cuando se habla de misión se habla de la naturaleza o razón de ser de una entidad o persona.

Cuando las empresas quieren enunciar su misión:

  • Comunican su esencia e ilustran lo que hacen, es decir, plantean todo lo que es el que hacer.
  • Identifican el alcance de sus operaciones, si son nacionales o multinacionales o mundiales.
  • Indican que necesidades satisfacen.
  • Orienta sus compromisos y responsabilidades.
  • Determinan la manera en que se hacen las cosas.

Cuando una empresa determina su misión tienen una guía que determina el que hacer de cada actividad.

Gracias a Dios por esta iglesia, por lo que somos, hacemos, por el alcance que tenemos, porque satisfacemos necesidades.

Porque somos responsables a esos compromisos y siempre debemos decir que aquí hacemos la cosas para la gloria del Señor Jesús.

Dificultades en la visión

Después de abordar la parte del concepto de visión, es importante mirar este punto de las dificultades y problemáticas de la misma.

Recordemos que el tema que estamos abordando el día de hoy es: “Renovando la visión”.

Hay en la realidad y en la práctica ciertas cosas importantes de mencionar. En primera instancia miremos lo que es.

  • La visión estrecha

Los peses, por ejemplo, tienen una visión panorámica de las cosas ya que su visión abarca 360°.

Pero nosotros los seres humanos solo vemos lo que tenemos por delante, lo que esta atrás a nuestras espaldas no alcanzamos a verlo.

Cada ser humano tiene una visión hasta de 180° y cada ojo abarca 150°, cuando se superponen las dos visiones puede ver un plano completo de 180°.

Verticalmente se dice que nosotros abarcamos 140° un poco más que un ángulo recto, y todo esto es solo para decir que hay un radio.

Una amplitud de la visión, que en determinados casos puede ser muy limitada.

Existen personas que su visión es muy limitada, por ejemplo, cuando ven solo o que quieren ver, muchas veces sucede eso, vemos lo que queremos.

Cuando no aceptamos nuestros errores tenemos una visión estrecha, siendo sinceros sabemos que todos nos hemos equivocado y tenemos errores, muchas veces no vemos nuestros desaciertos.

Las cualidades muchas veces las conocemos, pero ignoramos los errores y no aceptamos nuestras equivocaciones; referido a lo demás.

Esa visión estrecha puede conducirnos a ver solo los defectos de los demás y sus errores y no sus virtudes.

Respecto de nosotros mismos, nos pude ocurrir eso, ver solo lo negativo nuestro y no lo positivo.

Pero debemos comprender que nos corresponde tener una visión completa.

  • Visión completa

Debemos ver lo positivo y negativo de nosotros mismos y de los demás, esto nos puede parecer complicado de aplicar a muchos.

Pero nuestro Dios si tiene una visión completa y debemos agradecerle por eso.

Cuando uno ve en Apocalipsis 2, él le escribe a una iglesia y le dice: “Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos”.

Les dice todas sus virtudes, pero inmediatamente también dice: “Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor”.

Nuestro Dios es un ejemplo de visón completa. Al nosotros tener este tipo de visión, podemos ser agradecidos.

Vea también: Visión, unción y vestido de gala

Porque no solo vemos lo poco agradable que nos sucede, sino todo el entorno y contemplamos todas las bendiciones del Señor para nuestra vida.

El salmista dice: “Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios”, es decir, ten una visión completa.

Recordemos que vemos con los ojos como con la mente, cuando olvidamos algo es como que se ha perdido la visión de aquello que se ha olvidado.

Él es quien perdona, el que sana, el que rescata, el que corona de favores, el que sacia de bien nuestra boca.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Nuestro Dios es el todo en nuestras vidas y tener una visión completa nos hace reconocerlo así.

Nosotros somos linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, debemos tener una visión completa para ver todo esto como lo dice la escritura.

No sé cómo puede estar tu visión el día de hoy, pero es necesario que se renueve.

Renovando la visión es el tema y para que nuestra vida espiritual, laboral académica, familiar, y demás sea correcta debemos tener buena visión.

Una visión completa para nuestros proyectos se cumpla debeos tener la mirada vertical, hacia arriba, hacia Dios, nuestra visión completa en él y en todo.

Dios es quien nos ayuda a cumplir nuestros sueños; alguien dijo que hay tres clases de fracasados:

  1. Los que no se realizan porque no han descubierto ni entendido su misión, eso los lleva a que no se esfuerzan. Su frase es “no sé qué hacer”.
  2. Los que descubrieron y entendieron su misión, pero por dificultades no pueden realizarla. Su frase es “no pedo hacerlo”.
  3. Los que descubrieron y entendieron su misión, pero no trabajan, ni se esfuerzan por realizarla por pereza, negligencia o por irresponsabilidad. Su fase es “no quiero hacerlo”.

También te puede interesar: La raíz de la visión misionera

Nosotros debemos pertenecer a ese grupo que han descubierto y comprendido nuestra misión y estamos dispuestos a trabajar para alcanzarla, seremos los realizados.

Tenemos recursos divinos para hacerlo, cuando Pablo le dijo a Timoteo: “esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús”.

Le estaba diciendo en otras palabras: tú tienes un depósito de donde puedes sacar fuerzas.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Renovando la visión.

Hoy todos podemos casar fuerzas de ese depósito que es la gracia de Jesús nuestro Señor.

Los que sacamos fuerzas en la gracia de Dios crecemos en las dificultades, estamos dispuestos a escalar montañas, sentimos entusiasmo en medio de la adversidad y queremos buscar más y más de Dios cada día.

Vea también: Visión profética

Podemos tener muchos sueños, pero primero está el sueño de Dios y es como nos ve él a nosotros, segundo esta nuestro sueño, como nos vemos a nosotros mismos.

Pero más allá están todos los logros y sueños que todos lograremos por la gracia y el poder de Jesús.

Renovando la visión tendremos claridad de cuál es nuestro sueño, nuestra misión y visión para lograrlo en Dios.

Pastor: Fernando López

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.