Visión profética

Visión profética

Visión profética

La iglesia cristiana tiene que fundamentarse en los principios que surgen de la compresión de la palabra de Dios. Hablaremos sobre el tema: “Visión profética”.

Nosotros tenemos 2 caminos a seguir:

  • Nos inventamos nuestra propia religión, nuestras costumbres.
  • Miramos lo que dice la palabra de Dios.

Las tradiciones pueden ser católicas o pentecostales, uno puede tener una religión pura, fundamentada en lo que Dios dice, no en lo que se nos ocurra decir.

La gente ha tomado una idea de la revelación, que es trascendentalista.

Dice la Biblia que Daniel estaba examinando libros, y a partir de eso, se ubicó históricamente en la revelación de la profética.

Entonces lo del instituto bíblico no es una pérdida de tiempo, es la metodología de Dios para nosotros poder aprender lo que Dios dice, y eso es revelación.

Dice que los de Berea, eran más nobles que los de Tesalónica, porque examinaban todos los días en las escrituras, a ver si estas cosas eran así o no.

Nosotros hoy en día, a eso lo llamamos incredulidad, Dios no le llama de esa forma, para Él es nobleza.

Lo primero que hay que tener es libertad, porque la Biblia dice: “donde está el Espíritu de Dios allí hay libertad”.

Esto, no es para los cultos pentecostales, es para ver claramente las escrituras y tener una visión profética.

La ciencia Bíblica nace con el deseo de ir a investigar, ir a las fuentes correctas, y, buscar en ellas qué es lo que Dios quiere.

Puedes leer: Cómo obtener sabiduría

No se fundamenta en el movimiento de los incrédulos, sino en los que noblemente quieren saber, porque uno no sabe, si uno supiera, para qué se pone a investigar algo que ya sabe.

Pero esas preguntas que surgen, que producen duda, me llevan a investigar, y eso lleva al conocimiento pleno o a la revelación, eso es lo que es ciencia bíblica.

Hoy en día la profecía, la gente la ha tomado como un deporte o como un juego, sin meditar que hay que tomársela en serio.

La profecía como instrumento de la revelación, nos determina el ámbito en que esta domina, y también sus límites.

Cuando estaban Daniel, Jeremías e Isaías, todos ellos vivos ¿Dónde estaba la Biblia?

No existía, pero si existía la palabra de Dios, porque lo que usamos es la palabra escrita, pero Dios siempre ha tenido palabra.

Entonces en ese momento que no existía la Biblia, Dios necesitaba decirle palabras ciertas a su pueblo que no fueran cuestionable.

Entonces los profetas eran el oráculo de Dios, es decir, eran la Biblia andante, ellos decían: “así dice el Señor”.

Pero pasaba que el profeta mismo no entendía lo que decía, y eso es lo que usted a veces no entiende.

A veces pensamos que, porque el profeta porque dijo cosas muy lindas, tiene más revelación que usted, pero no.

El profeta del Nuevo Testamento, el último gran profeta fue Juan, no hubo más profetas después de ese y no los hay, refiriéndose al profeta de ese tipo.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

En el Nuevo Testamento hay profetas, pero tienen una función totalmente distinta, porque los carismas del Espíritu si tienen mucho que ver con lo que yo siento, y mi sentir puede ser correcto o puede ser incorrecto.

La palabra de Dios es infalible y la palabra del hombre es falible.

En este caso del Nuevo Testamento, están involucrado los carismas, hay una posibilidad de error, por eso tiene que sujetarse.

Es importante que tengamos una perspectiva real de lo que es el estudio bíblico.

La ciencia bíblica, pone cada cosa en su sitio, y también, está la proyección profética del Antiguo y Nuevo Testamento.

Dios sí nos quiere bendecir mucho, pero si conservamos el orden, en muchas partes no lo hay, en pleno culto pasa el profeta al altar y le dice al pastor “vea, esto es así”.

Hay que tener claro de que usted no vive por lo dice, sino por lo que la Biblia dice, y nosotros sentimos muchas cosas, algunas buenas y otras no muy buenas.

Hay muchos exégetas de la Biblia, que creen que la profecía y la Biblia no se refiere exclusivamente al futuro, sino que es el ministerio fungido de la persona.

Entonces le hacen a uno una explicación, que generalmente lo que hacen es que no crea en el don del Espíritu.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

Visión profética.

Hay gente que cree que toda la actividad de Isaías fue profética, solo porque él era profeta, porque eso nos haría pensar también que toda actividad pastoral, es inherente a su ministerio.

Los profetas fueron usados para darnos una profundidad de lo que Dios iba hacer, para interpretarnos la vida de aquí en adelante.

Si yo digo que el ministerio profético necesita ser ungido, entonces no existe ningún otro ministerio, porque todo el que sea ungido tiene que ser profeta.

Una cosa es que yo predicando como pastor profetice, y otra cosa es que siempre que predique sea profeta.

Puede ser que parte de su sermón sea profecía, pero no todo lo es, porque predicar es proclamar, y profetizar es predecir, son palabras totalmente distintas.

Entonces un ungido no necesariamente es un profeta, pero el profeta es un ungido porque es un ministerio de parte de Dios.

La parte profética, es de pronto el sustento más sobresaliente, extraordinario de la autenticidad de que la Biblia es la palabra de Dios.

Realmente la corriente profética de la Biblia es algo muy extraordinario.

Es importante que nosotros entendamos que la Biblia dijo cosas, corriendo el riesgo de la equivocación.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Visión profética.

La profecía mesiánica es un elemento que es fundamental a la hora de creer o no, sobre Jesús se hicieron muchas profecías, divididas en dos grupos.

Unas profecías pudieron ser manipuladas, es decir, que la persona se cree Cristo.

Entonces hace que le pase a él para que parezca que se cumplió.

Por otro lado, hay cosas que están en la Biblia tan restringidas, que es imposible sacarles el cuerpo, y eso es importante.

A veces nosotros queremos fortalecer nuestra fe con otras cosas.

La Biblia dice que los milagros son porque tenemos fe, lo que fortalece nuestra fe son estas cosas.

Nosotros tenemos la palabra profética más segura, que es ancla de nuestra fe, los milagros nos siguen a nosotros, a los que creemos.

Hemos creído un mensaje, hemos creído la palabra de Dios, y eso es lo que fortalece nuestra fe.

La Biblia se ha mantenido, y ha resistido el debate, porque por más que la gente quiera, no la pueden borrar.

¿En qué crees, en los milagros o en Cristo?

Por eso yo digo como Pablo “Yo sé en quien he creído”.

Por: Álvaro Torres

Total Page Visits: 166 - Today Page Visits: 1