Avivamiento del Espíritu Santo

0
150
Avivamiento del Espíritu Santo

Avivamiento del Espíritu Santo

En el avivamiento no es una emoción, aunque mueve la emoción, en el avivamiento se puede hablar y convencer a otra persona de su arrepentimiento, en el avivamiento se mueve el Espíritu Santo y una búsqueda permanente de Dios.

En el avivamiento debe haber cambio, porque el avivamiento que Dios envía no es para movernos, sino para darnos un cambio radical en nuestras vidas.

¿Cuál es el avivamiento que Dios quiere para su iglesia hoy?

Que cambiemos nuestras vidas y seamos realmente hijos de Dios, llenos del poder de Dios en nuestras vidas.

El avivamiento que Dios quiere es una iglesia santa, sin manchas para marchar cuando suene la trompeta.

El fuego del don de Dios está en nosotros es que Dios se ha querido mover siempre en medio de su pueblo.

Vea también: Los avivamientos que ha tenido la iglesia

Ahora llegamos a esta expresión del profeta Habacuc y vemos como el profeta no entiende como Dios puede permitir tanta maldad en medio del pueblo que el mismo ha liberado.

Como Dios puede permitir que el pueblo se olvide de la ley y viva en desobediencia, pero luego el libro del profeta Habacuc es un diálogo entre Dios y él.

Dios no desconoce la maldad que hay, Dios sabe lo que piensan y que los mueve y a donde están parados.

Y le dice Dios a Habacuc, yo levantaré un pueblo pagano para ejecutar juicio sobre mi pueblo Israel.

Habacuc, no entendía la razón por la cual Dios iba a usar un pueblo pagano, un pueblo perverso para castigar a un pueblo que según el concepto de Habacuc no es tan malo.

También puedes leer: Por qué necesitamos un avivamiento

Más adelante en el capítulo 3 encontramos un cambio en el pensamiento del profeta y ahora dice:

Oh jehová he oído tu palabra y he tenido temor, Señor tu obra, tu eres el que hace, aviva esta obra, aviva tu pueblo en los malos tiempos.

Existen 2 factores en el avivamiento:

  • Factor Divino: Dios quiere, Dios está interesado, desea enviar un avivamiento
  • Factor humano: El hombre tiene que empezar a hacer un reconocimiento de su condición, un reconocimiento de su necesidad.

El tiempo en que vive el profeta Habacuc es un tiempo donde el temor de Dios se ha perdido.

Desde que Dios creó al hombre, Dios lo creó recto pero el hombre desobedece y entonces Dios empieza a obrar.

El hombre se llena de maldad, pero Dios juzga, Dios castiga la maldad, pero a medida que Dios castiga también levanta a alguien para que empiece a restaurar y volver el corazón del pueblo rebelde hacia Dios, ese es el Dios nuestro.

Un Dios que jamás se olvida de su pueblo, jamás le da la espalda, a usted le puede dar la espalda su familia, la sociedad, pero Dios nos dice yo nunca los olvidaré.

Ese es el Dios que nos dice, los llevo grabado en la palma de mi mano y los llevo esculpidos en mi ser.

El pueblo de Israel fue un pueblo desobediente a la palabra y Dios tuvo que levantar profetas para darles una resurrección espiritual, alguien que los volviera el avivamiento y así volver a encender la llama del corazón.

Esto nos lleva a decir, que el avivamiento es necesario e indispensable, cuando el pueblo ha empezado a decaer, cuando se ha empezado a estancar, allí es necesario este avivamiento.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Avivamiento del Espíritu Santo.

El avivamiento que Dios quiere enviar no es una simple emoción, no se trata de brincar un rato.

El avivamiento que Dios quiere son corazones humillados y vidas realmente convertidas, cristianos a los que no les pese el término de santos.

Dios busca un avivamiento donde sus hijos no se avergüencen de dar testimonio de Jesús en algún lugar.

Donde los jóvenes leen la palabra de Dios, la escudriñan, donde los creyentes no se avergüenzan de Jesús por donde quiera que vayan.

El Señor busca creyentes que hablen de Jesús, diciendo que hay un Dios que sana y que salva, un Dios misericordioso y amoroso.

También te puede interesar: Un avivamiento destructor

Un Dios que puede cambiar vidas y restaurar seres, este avivamiento viene por obra del espíritu de Dios.

Israel como pueblo de Dios experimentó muchos avivamientos, pero también muchos tiempos de decadencia, de aflicción.

Cuando Dios a través de Moisés se glorifica en Egipto y en faraón, trayendo todas esas señales que son poder de Dios.

Y es que el enemigo quiere también traer señales, y hacer que la gente las siga, nosotros no somos seguidores de señales, que Dios nos ayude y nos libre de ser seguidores de emociones y de señales.

Como cristianos e hijos de Dios, no podemos seguir señales porque nosotros debemos ser conscientes que antes de seguir señales debemos seguir los mandamientos de Dios y este libro no se apartará de sus bocas y corazones.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Avivamiento del Espíritu Santo.

Estas palabras las escribirán en su mente y en sus corazones, en los postes, en las puertas, las repetirán día a día, meditarán en la palabra de día y de noche.

Pero ¡ay! de los que siguen señales, de los que siguen a los que tumban y creen que es avivamiento.

El diablo también sabe hacer señales y quiere tener engañada a la gente que el avivamiento es un momento de emoción y sentimentalismo.

Pero sabemos que el único que tiene potestad para avivar nuestras vidas es el Señor Jesucristo.

También puedes leer: El Espíritu Santo no tiene protocolos

Hermanos, tengamos claro, que los músicos no están llamados a traer avivamiento, no.

Él es el dueño de esta iglesia y es Dios quien trae el avivamiento, él es el que mueve esta iglesia, él es el único que tiene autoridad para llenarnos de gozo.

No nos dejemos engañar, en los últimos tiempos vendrán personas creyendo que son la solución a esa decadencia espiritual que tenemos, pero hermanos, el avivamiento solo viene de parte Dios.

El factor humano debe estar ligado a él, debemos tener un corazón humillado a los pies de Cristo.

Debemos tener una convicción en Cristo, un deseo ferviente de adorarle, de buscarle para que otros también se conviertan por medio de su pueblo.

Por: Giraldo Gómez

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.