Cómo consagrarnos para Dios

0
310
Cómo consagrarnos para Dios

Cómo consagrarnos para Dios

¿Qué es la unción? En la antigüedad se usaba el aceite de la santa unción para ungir a los reyes, sacerdotes, profetas, para ungir a los hombres de Dios, por eso, es importante saber “Cómo consagrarnos para Dios”.

Ese aceite que se usaba en la antigüedad era especial, aceite de oliva con mirra, cálamo y especies aromáticas.

Ese aceite que se derramaba para ungir a los hombres de Dios, está representando el Espíritu Santo derramado en la iglesia.

Es una representación muy importante, hay quienes no se preocupan por la unción de Dios.

La Biblia me enseña que hay que preocuparse por la unción de Dios en nuestras vidas.

Hay que estar constantemente buscando llenarnos de la unción de Dios, es muy importante recibir la unción de Dios.

Porque cuando la recibimos en el más alto nivel Dios hace cosas grande y maravillosas en nuestra vida.

Porque él ha prometido estar con nosotros todos los días de nuestra vida.

Como estamos rodeados por la unción de Dios, estamos rodeados por la bendición de Dios porque es un Dios grande el que nosotros tenemos.

Nosotros tenemos que entender que nuestro Dios no es Dios de muertos, es Dios de vivos, la iglesia está viva y alaba y glorifica el nombre de Jesucristo.

Vea también: La unción del Espíritu Santo no tumba

  • Primer nivel “familiar”

Cuando usted lee la Biblia va a encontrar que cuando David fue ungido como rey sobre Israel, el sacerdote Samuel se presentó en la casa de David.

Y lo ungió como rey pero en este primer nivel, David fue reconocido como rey en su casa y en su familia.

David, se levantó en el poder de Dios y mató a Goliat, Dios lo sacó victorioso, pero David no se quedó en el primer nivel, sino que siguió avanzando.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Nosotros como la iglesia del Señor no podemos quedarnos en el primer nivel de la unción, sino que tenemos que seguir avanzando en el nombre de Jesucristo.

En este primer nivel David es reconocido en su casa, en su familia y en su parentela.

  • Segundo nivel “regional”

Encontramos en el la Biblia, que en el segundo nivel de la unción sobre David, él no es reconocido únicamente como rey de una familia, sino como rey de una tribu.

Con este segundo nivel, David se levantó y derrotó a todos los filisteos, Dios lo sacó victorioso porque estaba en el prado de Dios.

Si nosotros como iglesia nos ponemos en el prado de Dios, saldremos victoriosos porque Dios está con nosotros.

También puedes leer: No saques la unción de tu vida

David, era un hombre de visión y así debemos ser, no conformarnos con las cosas que ya tenemos, sino que hay seguir avanzando porque hay más en Dios.

Dios te mostrará cosas grandes y maravillosas.

Nosotros no podemos quedarnos en el segundo nivel, ha llegado el tiempo en que nosotros como iglesia del Señor, tenemos que consagrarnos a Dios.

Dios está levanta su iglesia, según las profecías pero ¿por qué cree que no la ha levantado?

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Cómo consagrarnos para Dios.

Dios le está dando una oportunidad más a la iglesia y después de eso, no habrá más oportunidad, así que aprovecha bien el tiempo.

  • Tercer nivel “general”

En este nivel de la unción sobre David, él ya no es reconocido solamente como rey de una familia, de una tribu, sino que es reconocido en todo Israel, sobre todas las doce tribus de Israel.

Con este tercer nivel, David se levantó y no solamente derrotó a los filisteos sino a todos sus enemigos.

Y todo el que se metía con David, Jehová lo derrotaba por él. Salió victorioso en todos los encuentros.

También te puede interesar: El cuidado con la unción

Nosotros no debemos conformarnos con el segundo nivel, hay que pasar al tercer nivel de la unción, al nivel completo de Dios.

Nosotros como iglesia tenemos que seguir avanzando, estamos aquí para derrotar a todos nuestros enemigos en el nombre de Jesucristo.

En el tercer nivel de la unción de Dios hay prodigios de Dios, sanidad, prosperidad para tu alma, tu vida.

En este nivel, lo personal mengua y lo de Dios crece, no hay quien te haga retroceder sino que sigues adelante en el nombre de Jesucristo.

Por: Arnulfo Sierra

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.