Cómo Dios borra el pecado de tu vida

0
94
Cómo Dios borra el pecado de tu vida

Cómo Dios borra el pecado de tu vida

Las misiones acción de gracia de Dios a un mundo en desgracia. Hablaremos sobre el tema: “Cómo Dios borra el pecado de tu vida”.

La misión es la transmisión de estas buenas nuevas, mas allá de fronteras y culturas, es una misión que no para y que nada la detiene.

En la Biblia encontramos una situación en la que se resalta la diferencia de dos pueblos, una mujer samaritana.

Una representación de dos pueblos: judíos y gentiles, y también se resalta el estado moral de esta mujer.

Esta mujer estaba en desgracia y soledad, así como es el estado de la humanidad, desgracia que se ha dado por el hombre romper esa relación de amistad con Dios.

Vea también: La amistad con Dios

Si leemos con atención, notamos que a la hora o el momento en que la mujer samaritana llega a sacar agua, no era el acostumbrado, no había más mujeres.

Ella se presentó a esa hora y sola, quizá para no ser señalada o criticada por las demás, porque su condición moral no era buena.

La humanidad intenta suplir sus necesidades en ideas estancadas, en conceptos religiosos sin sentido, lejos de Dios y de su misericordia.

“Salió de Judea, y se fue otra vez a Galilea. Y le era necesario pasar por Samaria”.

La expresión le era necesario, nos marca un propósito, Jesús tenía un propósito para llegar hasta aquel lugar.

También te puede interesar: Cuál es propósito de Dios para ti

Hoy Jesús sigue teniendo propósitos con la humanidad, pero debemos nosotros llegar hasta los lugares, es nuestra tarea llevar el mensaje. Las misiones, acción de gracia de Dios.

Este Jesús que predicamos, nunca llega a un lugar por casualidad, él siempre tiene un propósito.

La intervención de Dios en aquella mujer era necesaria, así como lo es en la humanidad y así como lo ha sido en la vida de cada uno de nosotros.

Este amor de Jesús no lo detiene las diferencias, no lo detiene la condición; la samaritana, era una mujer de un pueblo diferente al de Jesús, una mujer con errores y quizá rechazada por muchos.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Aunque era casi imposible que cruzaran palabras, Jesús rompió ese esquema, porque su misión no la detiene nada ni nadie.

“La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí” Juan 4:9.

Entre Dios y el hombre había diferencias, el pecado creó un muro, la humanidad perdida en el abismo, pero Dios derribó ese muro con su muerte y resurrección, y nos dio de su gracia.

No existen límites para Dios, a él no le importa tu posición social ni económica, tu postura política, ni tu raza o color, a él solo le importa salvarte, porque por eso murió.

También puedes leer: Su resurrección es una verdad irrefutable

Dios ideó un plan misericordioso, derribando las diferencias. Él siendo espíritu, decidió ser carne, tener un cuerpo y venir a sacar a la humanidad de su condición.

Es por eso, que las misiones, acción de gracia de Dios, es lo que debemos proclamar, es el mensaje que debemos llevar.

Debemos mostrar a este Dios maravilloso, desbordado en amor, que no tiene reparos, él solo quiere salvar y cambiar el rumbo de la vida del pecador. Este Dios es especial.

“Se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” Filipenses 2:7-8.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Cómo Dios borra el pecado de tu vida.

Esta misión de gracia no se detiene, hoy somos los voceros de este regalo tan valioso.

Esta gracia nos trata como si nunca hubiésemos conocido pecado, esta gracia nos cubre como si nunca hubiésemos sido culpables.

Dios borró todo y nos hizo nuevos, pero debemos seguir predicando y no callar esta obra maravillosa.

En Dios hay abundante redención.

Vea también: Qué es la redención y su importancia

Amigo si hoy aun no entregas tu vida al Señor, la invitación es a que le mires como tu salvador, tu refugio, tu única salida.

Que entiendas que tiene un propósito contigo y los tuyos; así como la vida de aquella mujer cambió, la tuya puede cambiar.

Hermano que lees estas líneas, ¿Qué estás haciendo para salvar a tu familia, a tu amiga, a tus compañeros y vecinos?

Las misiones acción de gracia de Dios y tú y yo en este tiempo somos los responsables de proclamar esa gracia.

Pastor: Celso Martínez

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.