Cómo puedo cambiar mi actitud ante Dios

0
161
Cómo puedo cambiar mi actitud ante Dios

Cómo puedo cambiar mi actitud ante Dios

Todos tenemos emociones, pero debemos pasar de la emoción a la acción y eso no sucederá, a menos que cambie nuestra manera de pensar. Hablaremos sobre: “Cómo puedo cambiar mi actitud ante Dios”.

La Biblia dice, transformados por la renovación del entendimiento.

La Biblia también nos dice: conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.

En el idioma griego el verbo en presente, hace referencia a una acción continua, es decir, continuamente conoceréis y continuamente serás libre.

Es importante para nosotros comprenderlo, porque hemos pasado por un trayecto de más de 80 años y el camino no ha terminado.

En este camino hemos tenido obstáculos que básicamente han sido mentales.

Vea también: El peligro de perder la presencia de Dios

No hablaremos de un compromiso de domingo a domingo, vamos a hablar de lo que nos ha impedido tener un compromiso fuera de los domingos.

Mientras no podamos conocer o ver lo que nos impide el camino, corremos el riesgo de estancarnos y encerrarnos.

Cualquiera que sea la emoción que tengamos no cambiará nuestra actitud.

En la iglesia pasamos momentos agradables en la presencia de Dios y también en comunión con los hermanos, pero los eventos se acaban y son ocasionales.

Debemos poner los pies en la tierra y hacer lo que Dios nos mandó a hacer, debemos pasar de la emoción a la acción.

Si no dejamos que Dios intervenga en nuestras emociones, no podremos cambiar de actitud, debemos dejar que sea él quien tome control, para que tengamos un cambio.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Si no rompemos con nuestros paradigmas, nos vamos a estancar; las emociones, el llorar y el tener un momento agradable en la presencia de Dios, no cambiará nuestra actitud.

Gracias a Dios por todo lo que nos hace sentir, pero no es eso lo que va a cambiar nuestra vida, eso puede incentivarnos, pero el cambio viene después.

Tengamos el valor de dejar que Dios tome el control de toda nuestra vida.

Esos paradigmas o esos moldes mentales que tenemos nos impiden crecer no sólo espiritualmente, sino en nuestra vida personal.

Nos encasillamos a veces en paradigmas tan inflexible, que ahí nos podemos quedarnos, pero la invitación hoy es a no quedarse ahí, debemos romper esos moldes si queremos transformar el mundo.

Debemos olvidarnos de muchas cosas para cumplir con la misión. Pasemos de la emoción a la acción.

Vea también: Emociones y sentimientos perjudiciales para el cristiano

Es necesario que nos enfrentemos y hablemos de algo que conocemos como un día sagrado, el día domingo.

Este día no es sagrado, eso es un invento; históricamente los hemos dedicado a descansar.

Pero es hora de que cambiemos y que pasemos de la emoción a la acción.

Entendamos que romper por estos paradigmas, nos abrirán los ojos y seremos el cambio que necesitamos.

Algunos creen que el día domingo tiene alguna razón bíblica y es porque dice, que Jesús resucitó el primer día de la semana.

Pero esto no debería hacernos moldes, Jesús pudo haber resucitado cualquier día de la semana.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Lo grande no fue el día que resucitó, lo grande fue que resucitó y esta iglesia debe pasar de la emoción a la acción.

Liberémonos de todas esas cosas que nos hemos sembrado en la cabeza, para que el Señor Jesús siembre esa nueva semilla que florece y que debe dar buenos frutos.

Tenemos esquemas familiares, sociales, religiosos y culturales hebreos que están inmersos en la palabra de Dios.

Y cuando leemos la Biblia, a veces no lo hacemos de la manera correcta y nos hacemos paradigmas del Antiguo Testamento, de la Biblia.

También puedes leer: Cómo vivir un evangelio verdadero

Entendamos que esa cultura malentendida por nosotros, nos ha llevado a creer cosas que no son verdad.

Como por ejemplo, hay quienes creen que algunos nombres condenan y otros santifican; es verdad que Jesús cambiaba los nombres, pero era algo del pasado y de aquella cultura.

Nosotros necesitamos tener claro ese contexto judío en el que se mueve la Biblia, para no cometer errores, para no quedarnos con paradigmas y que luego nos hagan daño.

Sin darnos cuenta, podemos estar copiando el modelo de estructura social que tenía el pueblo hebreo y no va a funcionar en esta época, ni en esta cultura, la situación es totalmente distinta a la de ellos y a la de ese tiempo.

Ya es momento de pasar de la emoción a la acción.

Pastor: Álvaro Torres

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.