Emociones y sentimientos perjudiciales para el cristiano

0
557
Emociones y sentimientos perjudiciales para el cristiano

Emociones y sentimientos perjudiciales para el cristiano

Los sentimientos humanos son tan perjudiciales que hacen sentir al ser humano momentos fuertes, donde le provoca renunciar porque se está viviendo una circunstancia para nada agradable. Hablaremos sobre: “Emociones y sentimientos perjudiciales para el cristiano”.

En el pastoreado también podemos ver reflejada esta situación, cuando este es trasladado a algún lugar donde solamente hay tres o dos hermanos.

Los sentimientos hacen que se sienta desanimado con ganas de entregar el ministerio y muy triste.

También los sentimientos perjudiciales los podemos ver en una relación de noviazgo en la iglesia.

Cuando este termina, entonces el joven ya no le encuentra sentido ir al templo a buscar del Señor.

Ahora usted se pregunta por qué estoy poniendo estos ejemplos, y es que, lo hago para mencionar que en la Biblia hubo un hombre llamado Ocozías, el cual fue rey de Israel, y Dios le prohibió adorar dioses ajenos.

Pero este hombre Ocozías, aunque tenía el conocimiento de parte de Dios, en su corazón estaba no dejar de adorar el dios de sus padres, a Baal.

Entonces este rey le decía a la gente que había pasado mucho tiempo adorando a otros dioses y nunca le había pasado nada.

De la misma manera, en la iglesia encontramos personas llamadas “hijas o hijos de Dios’’, “cristianos o cristianas’’.

Los cuales se toman una cerveza, se fuma el cigarrillo, hace propuestas indecentes a las hermanas de la iglesia.

Y como no le ha sucedido nada, piensan que Dios está de acuerdo con lo que la persona está haciendo.

Vea también: La gente cautiva no tiene razones para alabar

Pero mi hermano, perdóneme la siguiente expresión: “no sea ignorante’’.

Lo que pasa es que Dios es paciente para con nosotros no queriendo que ninguno se pierda, si no que, todos procedan al arrepentimiento.

Dice la palabra de Dios: “Ocozías hijo de Acab comenzó a reinar sobre Israel en Samaria, el año diecisiete de Josafat rey de Judá; y reinó dos años sobre Israel’’.

“E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, y anduvo en el camino de su padre, y en el camino de su madre, y en el camino de Jeroboam hijo de Nabat, que hizo pecar a Israel’’.

“Porque sirvió a Baal, y lo adoró, y provocó la ira a Jehová Dios de Israel, conforme a todas las cosas que había hecho su padre’’ 2 Reyes 22:51-53.

Vemos que este hombre siguió la adoración a dioses que sus padres le habían enseñado, y después de un año de reinado le propuso a su pueblo, hacer una fiesta, por el tiempo que llevaba reinando a Israel.

Entonces se fueron para la fiesta en un lugar llamado Samaria, ya que, el rey Ocozías tenía una casa en ese lugar, cuando llegaron, ya el banquete y la decoración, todo estaba preparado.

Pero a media noche se asomó por la ventana, a ver cómo iba la fiesta y cuando lo hizo, entonces cayó del segundo piso medio muerto al piso.

Nadie sabe y tampoco la Biblia lo registra si fue alguien que lo empujó o estaba demasiado borracho.

Cuando cae al piso, este hombre aún tenía vida, pero en vez de pedir ayuda al Señor y reconocer su granza y gran poder, le dije al pueblo: “vayan y pregúntenle a Baal si voy a morir o voy a vivir’’.

Entonces la gente se fue a preguntarle a Baal lo que Ocozías había pedido, pero a Dios que no se le escapa nada de lo que usted y yo hagamos.

También puedes leer: No eres prisionero del enemigo

Elías estaba orando en el monte Carmelo y Dios tuvo una conversación con él.

Dice si palabra: “Entonces el ángel de Jehová habló a Elías tisbita, diciendo: Levántate, y sube a encontrarte con los mensajeros del rey de Samaria, y diles: ¿No hay Dios en Israel, que vais a consultar a Baal-zebub dios de Ecrón?’’.

“Por tanto, así ha dicho Jehová: Del lecho en que estás no te levantarás, sino que ciertamente morirás. Y Elías se fue’’ 2 Reyes 1:3-4.

Dios le dijo a este hombre: “Elías desciende rápido, encuéntrese con esa comisión que envió Ocozías y dígale que, si hay Dios en Israel, que no vale la pena consultarle a un dios que no oye, ve, ni salva’’.

Entonces Elías obedeció la voz del Señor Jesús, y en el camino se encontró con esos hombres.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Emociones y sentimientos perjudiciales para el cristiano.

Y Elías le preguntó qué iban hacer y ellos le respondieron que iban a consultarle a Baal sobre el fin del rey Ocozías, si iba a vivir o no.

Elías al escuchar la razón, se llena de autoridad del Señor y les pide que se devuelvan y que le digan a Ocozías que él no es el rey, que el rey es Jehová de los ejércitos.

Entonces la gente asustada, se devolvió rápidamente y llegaron donde Ocozías, y este le pregunta por qué se devolvieron tan rápido.

Y ellos le respondieron que se encontraron con un hombre, y el rey les preguntó: “y cómo era ese hombre’’.

Encontramos textualmente en la palabra de Dios: “Ellos le respondieron: Encontramos a un varón que nos dijo: Id, y volveos al rey que os envió, y decidle: Así ha dicho Jehová: ¿No hay Dios en Israel, que tú envías a consultar a Baal-zebub dios de Ecrón?’’.

También puedes leer: Cristo no nos ofrece una vida sin problemas

“Por tanto, del lecho en que estás no te levantarás; de cierto morirás. Entonces él les dijo: ¿Cómo era aquel varón que encontrasteis, y os dijo tales palabras?’’.

“Y ellos le respondieron: Un varón que tenía vestido de pelo, y ceñía sus lomos con un cinturón de cuero. Entonces él dijo: Es Elías tisbita’’ 2 Reyes 1:6-8.

Entonces podemos ver que el rey en seguida supo quién era el que había devuelto al pueblo, dijo: “ese es Elías’’.

Y entonces el rey dijo, que ese era el hombre que necesitaba, y envió a cincuenta hombres y un capitán a buscarlo.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Emociones y sentimientos perjudiciales para el cristiano.

La Biblia dice: “Luego envió a él un capitán de cincuenta con sus cincuenta, el cual subió a donde él estaba; y he aquí que él estaba sentado en la cumbre del monte. Y el capitán le dijo: Varón de Dios, el rey ha dicho que desciendas’’.

“Elías respondió y dijo al capitán de cincuenta: Si yo soy varón de Dios, descienda fuego del cielo, y consúmate con tus cincuenta. Y descendió fuego del cielo, que lo consumió a él y a sus cincuenta’’.

Vea también: Lo que no te permite ver la gloria de Dios

“Volvió el rey a enviar a él otro capitán de cincuenta con sus cincuenta; y le habló y dijo: Varón de Dios, el rey ha dicho así: Desciende pronto’’.

“Le respondió Elías y dijo: Si yo soy varón de Dios, descienda fuego del cielo, y consúmate con tus cincuenta. Y descendió fuego del cielo, y lo consumió a él y a sus cincuenta’’ 2 Reyes 1:9-12.

Vemos que con Dios no se juega, él es sobre todas las cosas que existen en el mundo, y no tolera que le quiten su gloria.

Por: Rubiel Tabares

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.