En el altar que tienes, ¿qué estás ofreciendo?

0
1130
En el altar que tienes, ¿qué estás ofreciendo?

En el altar que tienes, ¿qué estás ofreciendo?

El significado de el altar, es sin duda alguna una estructura consagrada al culto religioso, sobre el cual se hacen ofrendas o sacrificios. Con la ayuda de Dios hablaremos sobre En el altar que tienes, ¿qué estás ofreciendo?

Según no relata la Biblia, había diferentes clases de altares, de diferentes materiales con su diferente significado.

Había altares los cuales eran especiales para quemar especias aromáticas como incienso, pero uno de los altares de los cuales se nombra más en la palabra del Señor, es el altar del sacrificio.

Los materiales con los cuales se hacían estos altares, eran madera, tierra, piedra y bronce, de manera que esos altares debían estar preparados para el sacrificio.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Es decir, para cuando llegara el sacerdote a despedazar el buey, a ponerlo sobre el altar y a quemarlo para que subiera olor grato a la presencia del Señor.

Se utilizaba más que todo cuando había pecado en el pueblo de Israel, el Señor mandaba a sacrificar y si había alguien muy pobre que no tuviese suficiente economía para comprar un buey o una oveja, sencillamente se sacrificaba un palomino.

Pero había algo especial y era esa forma en que Dios se agradaba de los holocaustos que el pueblo de Israel le ofrecía a él.

Ese altar que tú tienes ¿Qué está ofreciendo?

Noé después del diluvio de los 40 días y 40 noches, edificó altar a Jehová en agradecimiento.

Y hubo una promesa de Jehová Dios, dijo a Noé que no iba a destruir más la tierra con agua.

Noé y su familia se reunieron, hicieron altar, tomaron de toda especie de animal, dice la Biblia “limpio”.

Recordemos que estamos desarrollando el tema: El altar que tienes, qué está ofreciendo.

Cuando mi vida, que es simbólicamente mi altar a Dios esté preparada para yo ofrecerle sacrificio.

Algo tiene que pasar y si no sucede es porque a mi altar le hace falta una piedra.

Abraham después de la separación de su sobrino Lot, cuando no cabían las riquezas en las tierras donde ellos estaban.

Los criados de Abraham y Lot se disputaban la tierra, los pastos, sus ovejas, entonces Abraham le dice a Lot “Es momento que nos separemos”.

Después de la separación dice la Biblia “Abraham edificó altar a Jehová en agradecimiento”.

Te puede interesar: Simiente de Abraham

Mucho tiempo después viene algo que tanto anhelaba él en su vida y era un hijo, Isaac el hijo de la promesa, era el que iba a levantar descendencia.

Pero un día el Señor le dice a Abraham “Necesito que sacrifiques a Isaac”.

Efectivamente Abraham no se rehusó y subió al monte, llevó a Isaac y la leña pero no llevaba el cordero, era que Isaac no sabía que el cordero iba a ser él.

Pero cuando llegó hasta el lugar, amarró a su hijo, cortó la leña, hizo el altar, puso a Isaac encima de la leña y era el momento del sacrificio.

La Biblia dice, que levanta Abraham el puñal y se oye una voz, “Detente Abraham, no hagas daño al muchacho”.

Dios les proveyó el cordero a sus espaldas, había carnero enredado en una zarza y Abraham llamó aquel lugar “Yireth”, que quiere decir “Dios se proveerá del cordero”.

También puedes leer: La provisión sobre natural de Dios

Moisés libraba una batalla con los amalecitas y la Biblia dice, que fue tremenda aquella batalla, se interpusieron en el camino los amalecitas pero al final el pueblo de Israel tuvo la victoria.

Y dice la Biblia “Y Moisés edificó un altar, y llamó su nombre Jehová-nisi”.

Hubo un profeta que preparó el altar y llegó Elías donde estaban los profetas de Baal.

Dice la palabra de Dios, que les dio la alargada a ellos y le dice “Inicien ustedes, no se preocupen”.

Tengamos en cuenta que hablamos sobre: El altar que tienes, qué está ofreciendo.

Es que un verdadero cristiano puede darle la alargada al que sea, no importa enfrentársele que sea.

Cuando yo estoy seguro en lo que he creído, que digan lo que digan pero los ángeles están conmigo.

A Elías no le dio miedo en lo absoluto y dice la palabra del Señor, que Elías le dio la alargada a estos hombres.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Quizás tienes el deseo de recibir el Espíritu Santo, sanación o que su hogar se restablezca y no lo has recibido, pero eso es porque tu altar todavía no está preparado.

Te invitamos a leer: Y seas lleno del Espíritu Santo

Dice la palabra del Señor, que los hombres de Baal estaban adorando a su dios.

Dice la palabra que Elías se tomó su tiempo para levantar el altar que estaba derribado y agarró 12 piedras conforme a los 12 hijos de Jacob, conforme a las 12 tribus de Israel.

Las tomó y empezó a poner una encima de la otra, lo que no sabían es que Elías tenía al Dios todo poderoso y el Dios de todo poder responde con fuego.

Cuando la gloria de Dios desciende nadie se queda sin recibir bendición y si yo quiero recibir bendición tengo que preparar mi altar.

Porque si mi altar no está preparado no puede descender el fuego.

Y si no hay fuego no se consume el cordero y si no se consume el cordero no hay remisión de pecados, no hay bendición.

Después que Elías juntó las 12 piedras puso el cordero y había una zanja alrededor y la zanja se llenaba de agua.

Quizás tienes un altar derribado por los años, los problemas, la frialdad espiritual, por las cosas que se han infiltrado en tu vida espiritual.

Pero debemos demostrarle al problema que sí podemos organizar el altar de Dios.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

Cuando el altar estuvo listo Elías se pronuncia y levanta sus manos, los profetas de Baal se burlaban, cómo es posible que el suelo esté invadido de agua y el fuego lo vaya a consumir.

Pero es la voz del diablo que te dice, tú no puedes ir al culto porque acabaste de hacer tal cosa, no puedes recibir fuego en ese altar porque tú eres esto y eres aquello.

El diablo siempre te dirá que no puedes, pero si tú organizas tu altar a Dios, puedes recibir esa bendición que por tanto tiempo has deseado.

Cuando Elías alza sus manos al cielo y dice:

“Ahora te ruego Dios de los ejércitos que respondas con fuego para que este pueblo sepa que hay Dios en Israel”.

Cuando se organiza el altar algo tiene que pasar, el fuego tiene que descender y si tú quieres lo puedes recibir. ¿Quieres recibir? Prepara tú altar.

Pastor: Libardo Salazar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.