La balanza de Dios

La balanza de Dios

La balanza de Dios

Job le dijo al Señor “péseme Dios” y nosotros los hijos de Dios también debemos hacerlo. Hoy desarrollaremos el tema: La balanza de Dios.

Hoy día, más que todo en las jovencitas se ve eso, se preocupan mucho por el peso y sea abstienen de comer muchas cosas por no pasar el peso estipulado.

El niño cuando se lleva al control, el médico lo valora, lo examina, también lo pesa y mira si está falto de peso o si está pasado; él dirá cómo se encuentra el niño.

Nos preocupamos cuando está bajo de peso y se busca la manera de que tenga el peso exigente. De acuerdo a la estatura y la edad de la persona, así es el peso.

Los primeros que buscaron la manera de medir o pesar las cosas fueron los egipcios y se inventaron la balanza, por ende, fueron los primeros en utilizarla.

Ella consta con uno platos ubicados uno en cada extremo y cuando se quería saber el peso de algo de acuerdo a la cantidad que estaba a un costado, buscaban hasta que se equilibraba, ahí encontraban el peso que se quería.

La palabra de Dios la primera vez que menciona la balanza, es cuando el Señor le dice a Moisés:

“No hagáis injusticia en juicio, en medida de tierra, en peso ni en otra medida. Balanzas justas, pesas justas y medidas justas tendréis. Yo Jehová vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto”.

Allí encontramos que desde la antigüedad el hombre se ingenió para medir las cosas, es tan necesario este instrumento que en las fábricas se encuentran, en los supermercados, hospitales y aun en las casas.

Se convirtió en algo necesario para la vida humana.

Si miramos la vida espiritual del cristiano necesitamos que nuestra vida, así como el niño va creciendo el que se entrega al evangelio tiene también una estatura y si vamos creciendo también necesitamos tener un peso en las cosas de Dios.

En lo espiritual el hombre o la mujer que ha puesto la vida en las manos de Dios debe pesar.

Es necesario que usted tenga peso, fundamentos en las cosas de Dios, recto es el camino del justo dice el profeta Isaías.

La Biblia muestra personajes que cuando estuvieron cerca del Señor se atrevieron a decirle al Señor que los pesara.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Job dice: “Péseme Dios en balanzas de justicia y conocerá mi integridad” Dios sabe cuánto estás pesando tú, él sabe si te hace falta.

En el Señor si nos pasamos de peso es mucho mejor, en él las cosas son diferentes.

La Biblia habla de una persona que llega a la casa del rey Ezequías y dice: “Ordena tu casa porque vas a morir”.

El hombre cuando lleva una vida transparente delante de Dios lo primero que hace es decirle al Señor:

“¡mírame, tú sabes!”, dice la Biblia que la vida de este hombre fue prolongada a 15 años más.

Qué bueno cuando el hombre se encuentra en la medida que Dios pide, también encontramos personajes que no dieron la medida.

Vea también: Pilares de la vida cristiana

Es triste cuando el Señor nos encuentra faltos de peso, cuando la persona está falla en el Señor, cuando le falta fe, amor, mansedumbre y humildad, Dios siente tristeza en su corazón.

Cuando usted está orando Dios lo está pesando y a veces usted piensa que él no lo oye, no es que no te escuche es que te falta peso, de pronto estas orando, pero no estás orando con fe.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

Nos falta confianza en Dios, nos hace falta creerle más a Dios, confiar en él, que triste cuando el Señor no lleva a la balanza y nos encuentra faltos de peso.

Dios quiere que tú tengas el peso, él se preocupa por nosotros.

Dios se preocupa por aquel que llega al culto y no está prestando atención a la enseñanza, porque sabe que esa persona está desnutrida, tenemos que alimentarnos bien el señor, tenemos que pesar.

Lo que Dios quiere es tener hijos que pesen, cuando el diablo llegó donde el Señor a hablarle de Job, el Señor sabía que Job tenía el peso, sabía quién era él.

El diablo no puede hacer nada porque está pesado, el diablo buscó la manera, pero no pudo porque Job era un hombre íntegro, temeroso de Dios.

Quizás te falte peso, “Si alguno le falta sabiduría pídasela al Señor”.

A Abraham el Señor lo probó para ver cómo estaba él y dice la Biblia que Abraham fue probado por Dios cuando le dijo que sacrificara a su hijo Isaac.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

“Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: heme aquí…”

“Y dijo: toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré”.

Abraham estaba sobre peso en el Señor, el padre de la fe ¿Cuánto estaría pesando Abraham cuando se subió a la balanza de Dios?

Ojalá que todos estuviéramos sobrepeso, el hombre cuando tiene ese peso no se desespera.

Vea también: Problemática de la vida ¿Tendrá solución?

Cuando una persona está vacía de Dios cualquier problema lo convierte grande, a todo el mundo le pide oración y forma una algarabía.

Pero aquel que está lleno de Dios, nadie sabe sus problemas, él hace silencio y espera en Dios.

A Job le sucedió de todo y él hizo silencio, porque estaba lleno de Dios, si usted cree que está lleno.

Pues llénese más porque cuando el enemigo quiera algo de nosotros tendrá que irse, porque estamos llenos de Dios.

Preocupémonos por cómo estamos en el Señor, por cómo es nuestro peso, si tenemos la medida que Dios quiere, las cargas serán livianas.

Por: Giovanni Lozano

Pastor: Geovanys Lozano

Total Page Visits: 92 - Today Page Visits: 1