La ética del músico

0
2503
La ética del músico

La ética del músico

En esta ocasión hablaremos un poco sobre la ética, pero más enfocada hacia la ética del músico.

“Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna”. 1 Corintios 6:12.

En algún momento de nuestra vida cristiana, podemos llegar a pensar que lo único que el Señor quiere es que le cantemos o le adoremos.

Esto lo podemos relacionar al pasaje bíblico donde Jesús le dice a la mujer samaritana:

“El Señor tales adoradores busca que le adoren y es necesario que lo hagan en espíritu y verdad”.

Nuestra adoración debe ser real, no tiene que ser tan histriónica, tan artística, nuestra adoración no puede ser fingida, este es un aspecto muy importante en la ética del músico.

En el momento que nosotros entendemos o procuramos que nuestra adoración será la correcta, cuando lo hacemos con entendimiento.

Así como Pablo se lo dice a los Corintios, que podemos adorar a Dios con entendimiento, pero que también lo podemos hacer con el espíritu.

Pero cuando empezamos a estudiar la palabra, nos damos cuenta que estos no son los únicos aspectos en lo que un músico debe trabajar.

Nosotros no solo somos cantantes o músicos, ni tampoco debemos encerrarnos dentro del título de adoradores, antes que todas esas cosas somos cristianos.

También te puede interesar: La ética y sus divisiones

Y como cristianos tenemos muchas áreas en las que debemos trabajar ya que, más que cantemos bien y que se escuche bonito, es que nuestra vida se vea bonita.

Que a la gente le llame esto la atención y de esta manera Cristo se vea glorificado en nuestras vidas, en la ética del músico funciona de la misma manera.

Lo primero que en esto debemos considerar es que somos siervos, y si somos siervos, entonces la gente nos verá de esa manera.

“Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios”. 1 Corintios 4:1.

¿Pero que es necesario en el servidor?, la Biblia nos enseña que es necesario que el servidor sea hallado fiel.

Es curioso que siempre exista gente más capas y con mejores talentos que los que normalmente sirven en nuestras congregaciones.

Algo hay en nuestro comportamiento y en nuestras decisiones para que estemos en el lugar donde estamos en hoy día en la ética del músico funciona igual.

Porque en muchas ocasiones, hablando de los cargos en nuestra iglesia, hemos escuchado que eso es una mafia donde seleccionan a dedos, los que harán acreedores de ellos.

La Biblia nos enseña claramente cuál es la línea que el Señor tiene como importancia y este es el que debemos seguir.

“Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo; El que ande en el camino de la perfección, éste me servirá”. Salmos 101:6.

También te puede interesar: La ética dada a Israel es única

Así que si es necesario que la gente nos tenga por servidores y que también nos tenga por fieles a Jesús.

De esta manera, podemos deducir que no estamos en esta camino, porque seamos capaces, ni por nuestros talentos, estamos aquí por la gracia de Cristo y porque somos fieles.

Porque en lo poco que Dios nos ha puesto le hemos sido fieles, y por esta razón, él nos ha venido poniendo en lo mucho también.

“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”. 2 Timoteo 2:15.

Entonces no es que el Señor quiere que cantemos o toquemos bien y bonito, porque la gente puede sorprenderse de lo poco que nosotros hacemos.

De las pocas capacidades que nosotros tenemos, pero lo mucho que el Señor puede llegar a usarnos con ello.

No debemos sentirnos menos que los demás por no tener los mismos talentos, si Dios nos ha puesto aquí es por algo, no debemos desubicarnos.

Esto influye mucho en la ética del músico, porque podemos ver el caso del que tiene mucho más talento que los demás y empieza a darse bombos y aplausos.

Pero también está el que tiene menos talento y en ocasiones se puede sentir aludido por pensar en que no tiene las mismas capacidades.

También te puede interesar: La ética bíblica y sus características

No hay que pensar de esta manera, no podemos dejarnos impresionar, si el Señor nos ha puesto en este lugar dejemos que él nos use.

La ética tiene que ver con esto, en las decisiones que puedo tomar con base a los reglamentos, normas y leyes establecidas en nuestra institución.

El apóstol Pablo dice estas palabras a los hermanos en Roma:

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro racional culto”. Romanos 12:1.

Hay quienes aún piensan que el culto es la acción que hacemos de reunirnos en el templo y llevar a cabo el protocolo que normalmente hacemos.

Pero el culto va más allá de eso, así lo explica el apóstol Pablo, dándonos a entender que el verdadero culto está en nuestro corazón y en la pureza del mismo.

Cuando entendemos que todas aquellas cosas que nosotros hacemos para la gloria y honra del Señor.

Las cuales hacemos en nuestra vida diaria o cotidiana con base en aquellas cosas que sabemos que son buenas, sabemos que estamos dando un culto agradable y racional a nuestro Dios.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Lo otro que hay que tener en cuenta de lo que dice el apóstol Pablo es que no nos conformemos a este siglo, no hay que pensar como lo hace la gente de este mundo.

Sino que nos transformemos por medio de la renovación de su entendimiento.

Es decir, en la medida que entandamos más de Dios y de lo que él quiere que de cada uno de nosotros, cambiara nuestra manera de pensar.

Por ejemplo, cuando llegamos al evangelio, muchos de nosotros los hombres veníamos de pensar que tener muchas mujeres nos hacía más hombres.

Pero en Dios entendemos que cada uno de nosotros debe convivir con una sola mujer a la cual hay que honrar y respetar en todo tiempo.

Hay cosas que son permitidas en nuestro medio, pero como nos decía Pablo al inicio de este texto:

“Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen”.

También te puede interesar: Cristiano antes que músico

No nos conformemos a este siglo, si hay algo establecido por Dios por ejemplo como darle al cesar lo que es del cesar.

Entendiendo esto dentro de nuestro contexto podemos traducirlo en “la ley es la ley”, y no podemos ser como la demás gente que va por ahí rompiendo estas leyes.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Nosotros no somos como esta gente, nosotros somos seguidores de Cristo.

Si nosotros empezamos a hacer lo que debemos hacer, incluso “darle al cesar lo que es del cesar”, nuestra alabanza sonará mucho más bonita.

La gente dirá, esta gente cristiana en verdad canta lo que viven.

En la ética del músico también podemos escuchar frases como:

“Yo sé que esta canción no dice lo que la Biblia dice, pero es que a la gente le gusta”.

También te puede interesar: Cuáles son los tipos de adoración

Pero este es el pensamiento que debemos cambiar, porque no podemos cantar lo que a la gente le gusta, sino cantar lo que la Biblia dice, lo que a Dios le agrada.

Nuestra vida debe ser una completa alabanza a Dios, con nuestro actuar en nuestro diario vivir podemos agradarle más a él.

Y este es el camino que debemos tomar para ser como dice el apóstol Pablo ser adoradores que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios.

Por: Juan Carlos Pérez

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.