No eres prisionero del enemigo

0
481
No eres prisionero del enemigo

No eres prisionero del enemigo

Nosotros como iglesia debemos saber que no podemos estar quietos y callados, no eres prisionero del enemigo.

Satanás no quiere que la iglesia entre a combatirlo, él quiere tenernos en la ignorancia y que no sepamos, reaccionemos, ni hagamos nada para la liberación que muchos hermanos en nuestro medio necesitan con urgencia.

A Israel le sucedió algo similar, que le está sucediendo en nuestros días a la iglesia.

Israel estaba en Egipto y recordemos que este pueblo no había sido llevado a Egipto como prisioneros de guerra.

También puedes leer: Es hora de luchar contra el enemigo

Cuando Israel fue a Egipto lo hizo porque José llegó a ser el segundo hombre al mando de esa nación.

José mandó a llamar después a su familia, pero ellos no llegaron siendo prisioneros, después de un tiempo, el faraón los hizo creer que eran esclavos.

El faraón empezó a notar que el pueblo de Israel estaba creciendo y se estaba multiplicando.

Dice la Biblia, que empezaron a fortalecerse en el extremo; faraón y los egipcios llegaron a tenerle miedo a este pueblo.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Es ahí cuando decidieron ser astutos y su objetivo era que Israel no se fortaleciera más, así comenzaron a matar los niños varones al nacer.

La Biblia nos cuenta, que después de muchos años se levantó un rey que no conocía a José y los puso a trabajar siendo esclavos.

Israel siendo un pueblo fuerte siendo un pueblo, que tenía el respaldo de Dios, pudo hacer algo al respecto.

Pero ellos vivían sometidos y esclavizados terriblemente.

Podemos pensar qué si Israel se hubiese unido, peleado con espadas y a caballos, seguramente hubiesen ganado la batalla a Egipto.

Vea también: A punto de ser un trofeo del diablo

Pero ellos estaban convencidos que no podían hacer nada y que eran esclavos.

Es una de las tácticas que satanás ha querido usar con el cristiano y no podemos estar quietos como Israel.

El enemigo sabe perfectamente que esta iglesia es una iglesia poderosa y que si la iglesia se une en oración, en ayuno.

Y que si adoramos e invocamos el nombre del Señor pidiendo su respaldo de Dios para ganar almas, muchas llegarán a los pies del maestro.

Él sabe que si nos unimos a combatirlo, obtendremos victoria, por eso, quiere tener muchos cristianos prisioneros.

No podemos estar quietos, él no puede interrumpir nuestra oración, nuestra adoración y búsqueda continua al Señor.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

No eres prisionero del enemigo.

Nuestro adversario quiere que pensemos que no tenemos salida y sí nacimos con alguna situación o dificultad o que si tenemos algún inconveniente o enfermedad, creamos que no hay solución.

Debemos estar convencidos que Cristo vino a libertarnos y a hacernos libres, el ya llevó todas nuestras enfermedades y dificultades.

La voluntad de Dios es que nuestra alma se salve y que nuestro cuerpo no este atormentados de ninguna manera.

Debemos estar convencidos que Cristo sana y hace milagros, que él libera, que transforma, no podemos conformarnos con lo que le enemigo quiere hacernos creer, no podemos estar quietos.

También puedes leer: No cambies tu fe por cualquier cosa

Debemos estar convencidos que el poder de Cristo sigue activo, sigue presente, sigue haciendo maravillas, sigue obrando, sanando, continúa manifestándose en medio del pueblo santo de Dios.

Iglesia no podemos estar quietos, hoy más que nunca debemos movernos en el Señor, en continua búsqueda.

Cualquier atadura o pensamiento que tengamos, puede quedar desecho si creemos y reconocemos que Dios ya hizo todo por nosotros en la cruz del calvario y nos hizo victoriosos.

No le creas al enemigo cuando venga a intentar hacerte creer que eres esclavo, somos libre por la gracia de Jesús.

Por: Jairo Duque

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.