¿Quién es Jesús para ti?

¿Quién es Jesús para ti?

¿Quién es Jesús para ti? ¿A quién se te parece?

Estas interrogaciones se asemejan a las que se hicieron en Cesarea de Filipos: San Mateo 16:13-16. ¿Quiénes dicen los hombres que es el hijo del hombre? Hoy desarrollaremos el tema: “¿Quién es Jesús para ti?”.

Fue viable su respuesta por ser una pregunta abierta, y a su vez, la gente tenía numerosos pareceres y conceptos de quién era él.

La siguiente pregunta y ustedes “mis servidores” ¿Quién decís que soy yo? Para responder esta pregunta se necesitaba una intervención divina.

Porque este personaje de quien se trataba era más que un ser humano por las inmediatas particularidades.

La notaría pública celestial declara, que antes de nacer Jesús, su nombre fue traído desde los cielos por un santo ángel.

Cuyo nombre es el mismo nombre del padre dado a conocer, predicho por la escatología de Isaías 52:6. Mateo 1:21. San Juan 5:43.

Pedro, haciendo mención de ese nombre apostilló, “No hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres en que podemos ser salvos”. Hechos 4:12.

San Pablo glosó, que “Ante éste nombre, se doblará toda rodilla de los que residen en los cielos, y en la tierra y debajo de la tierra; y toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor”. Filipenses 2:10,11.

En la biología, nació sin la normal concepción porque no fue engendrado por hombre San Mateo 1:20.

En la genética desmintió la teoría del “Pin Pon” y la de “Darwin”, hizo lodo en tierra con su saliva para crearle los ojos al ciego de nacimiento. San Juan 9:1-7.

Utilizando así, la importancia de los componentes primarios con que fue hecho el hombre y no de la materia “Pin-Pónica”, ni de “los genes del mono”.

Nació pobre sin una “cuna”, sin embargo, los sabios le adoraron y le brindaron de sus tesoros oro, mirra y perfume aromático. San Mateo 2:11.

También te puede interesar: Jesucristo el Mesías prometido

Nació solo en una pesebrera, sin embargo, unas legiones de ángeles cantaban coros celestiales. San Lucas 2:13-14.

Trabajó en química, convirtiendo “el agua en vino”, cambiando los elementos moleculares de un reino a otro. San Juan 2:7-11.

En física dominó la “ley de la gravedad” cuando ascendió a los cielos. Hechos 1:9.

En economía, él desmintió la “ley de la disminución”, al alimentar 5.000 personas, con sólo dos peces y unos pocos panes. San Juan 6:5-12.

En medicina, él curó a los enfermos y a los ciegos sin administrar una sola dosis de droga, ni usar un bisturí. San Lucas 4:40-41.

En la pre-historia, en la historia y en el futuro, él es el principio y el final. Apocalipsis 22:13.

En el alfabeto griego, “Él es el alfa y la omega”. Apocalipsis 1:8.

En la teología Paulina, se describe que en él estamos completos; porque Jesús contiene lo que hay entre el “alfa y la omega”; es decir, entre la “A y la Z“. Colosenses 2:10.

En el gobierno, la escatología, predicha por el profeta Isaías decía:

“Que ese niño que nacería, llevaría el principado sobre su hombro; se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz”. Isaías 9:6.

También te puede interesar: El concepto de Dios y del hombre

La sociometría declara, que grande fue su “amor para con la humanidad”, que siendo rico se hizo pobre; para que por medio de su pobreza fuéramos enriquecidos.

2 Corintios 8:9. La teología Juanina, expresaba, “nadie viene al padre sino a través de él; porque no existe otro camino que nos conduzca al Padre”.

“Job en su desasosiego, preguntaba por ese camino”. San Juan 14:6. Job 23:3-7.

Para el viajero, Jesús es el “único mapa”, que contiene el verdadero camino. San Juan 14:6.

Para el sediento, él es “agua de vida”. San Juan 7:37-38.

La sociología nos dice, que “él no tenía siervos“, sin embargo, la comunidad le llamaban Señor. San Lucas 6:46; San Juan 13:13.

Las academias seculares lo declararon sin ningún “grado de estudios”, sin embargo, le llamaban Maestro. San Marcos 6:2,3; San Juan 3:2; 13:13.

No tenía “medicamentos farmacéuticos”, pero le llamaban sanador. San Mateo 8:8. San Juan 4:47.

Él no comandaba “ejército como Napoleaón o Alejandro Magno”; pero los reyes le temen. Isaías 52:15.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Él no ganó “batallas militares”, como los medos o los persas; sin embargo, él conquistó el mundo. San Juan 16:33.

Jesús no “estudió idiomas”, pero cuando hablaba su palabra era con autoridad. San Mateo 13:54-57.

  • Le habló al “mar furioso” y éste hizo gran bonanza. San Marcos 4:39.
  • Le habló a los “vientos” y éstos le obedecieron. San Lucas 8:24.
  • Les hablaba a los “demonios” y éstos se sometían. San Lucas 8:28-33.
  • Maldijo a una “higuera”,  ésta se secó. San Mateo 21:19.
  • Isaías 25:8 dice: que destruirá a la “muerte” para siempre.
  • Le dijo a Marta: el que cree en mí, aunque esté “muerto”, vivirá. San Juan 11:25.
  • Les dijo a sus discípulos que se predicase en su “nombre”, el arrepentimiento y el perdón de pecados comenzando desde Jerusalén. San Lacas 24:47.

Los edictos emplazatorios relataban, que él no cometió “delito alguno” y sin embargo, le crucificaron en medio de ladrones. Hebreo 4:15; San Lucas 23:33.

La historia posdata, que Pilato lo llamó “Rey de los judíos” y éstos, lo identificaron con una corona de espina. San Juan 19:19.

La Bibliología da muchas informaciones de acontecimientos que sucedieron antes de la muerte de “Jesús en la cruz”:

“La tierra tembló, el sol se oscureció, las rocas se golpeaban y el velo del templo se partió de arriba abajo”. San Mateo 27:51.

Vea también: Escucha y te contaré la historia de la cruz

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

Los apuntes funerales declaran, que fue enterrado en una “tumba prestada”, y sin embargo, resucitó. San Juan 19:4; San Mateo 28:6.

El sumario condenatorio describe, que del “banquillo de los acusados”, pasó a la silla del universo, y a él está sujeto, ángeles, potestades, dominios, autoridades e imperios. San Lucas 23:10; 1 Pedro 3:22.

La biología cuenta, que “él vive” por los siglos de los siglos. Apocalipsis 1:18.

En la cruz se identificaba como el “Rey de los judíos”, al ascender a los cielos, los ángeles porteros preguntaban ¿Quién es este rey de gloria?

La respuesta no duró ni un minuto: “Jehová es el rey de la gloria”.

También te puede interesar: Porque decía “INRI” en la cruz de Jesucristo

Es decir, que en los cielos se predicó desde el trono, que Jesucristo es Jehová rey de gloria. San Juan 19:19; Salmos 24:7-10.

Entonces ¿Quién es Jesús para ti? ¿A quién se te parece?

No se te parece a aquél de quien habló el profeta Isaías cuando dijo:

“Decid a los corazones apocados: esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará”. Isaías 35:4.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

¿Quién es Jesús para ti?

No le crees a San Pablo, cuando expresó:

“De quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén”. Romanos 9:5.

Recordemos que Timoteo fue un pastor, y San Pablo le escribe el “misterio de la piedad”.

“E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, justificado en el espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria”. 1 Timoteo 3:16.

Vea también: Dios manifestado en carne

Un testigo ocular, el apóstol San Juan, en su tesis teológica escribió lo siguiente:

“Pero sabemos que el hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su hijo Jesucristo. Éste es el verdadero Dios y la vida eterna”. 1 Juan 5:19-21. Y concluye, “Hijitos guardaos de los ídolos”.

Nota para pensar: Idolatrar es adorar a alguien que no sea Dios; y si adoramos a Jesús como Dios y no somos idolatras, entonces ¿Quién es Jesús?

Recuerda que el término “yo soy”, solo Dios lo podía usar, y no otro.

Jesucristo se hizo a esta expresión para identificarse, que él fue, el que habló con Moisés, cuando dijo:

“Si no creyeres que yo soy, en vuestros pecados moriréis”.

Es decir la salvación se hace patente cuando creemos que Jesucristo es Dios manifestado en Carne. Éxodo 3:14; San Juan 8:24.

Copyright y engrosado por el pastor
York Anthony Shalom
Licenciado en Sagrada Teología
Magister en Divinidades Teológicas
[email protected]

Por: York Antony Shalom

Total Page Visits: 1004 - Today Page Visits: 1