Cómo empezar de nuevo en Dios

0
97
Cómo alcanzar grandes cosas en Dios

Cómo empezar de nuevo en Dios

Quiero empezar preguntándote ¿Alguna vez hiciste un trabajo y te quedó mal hecho? Hablaremos sobre el tema: “Cómo empezar de nuevo en Dios”.

Recuerdas cuando entraste a la escuela y te colocaron hacer la plana de la vocal ‘’A’’, y resulta que esa vocal parecía un 8, entonces el profesor te dijo: volvamos a comenzar, puedes hacerlo mejor.

En la Biblia encontramos situaciones que muestran donde los hombres de Dios en un momento determinado han hecho mal el trabajo, y han tenido que volver a comenzar.

Entre ellos hoy quiero mencionarte a uno muy interesante que se llama: Abraham.

Este nombre traduce según la Biblia: Amigo de Dios, pero me llama la atención lo que pasa con él, en el capítulo doce del libro de Génesis Dios le dice:

Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré’’.

‘’Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición, Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré’’.

‘’Y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán’’ Génesis 12:1-4.

Vea también: Simiente de Abraham

Cuando Abraham escuchó el llamado lo aceptó sin quejas, empezó bien disparado, es un panorama de:

Dios lo llamó, se fue, no pensó en familia, tampoco en sus bienes y tierras, lo único que le interesó al hombre fue el llamado y obedecer a Dios.

En definitiva, Abraham en agradecimiento al Señor por el llamado que le hizo, subió al monte e hizo un sacrificio, escogiendo al mejor ciervo que tenía, porque era para Dios.

Sin embargo, después que pasa el tiempo, Abraham ya no tenía comida, se le acabó toda la provisión y sintió hambre, y el único lugar donde había comida en el mundo era en Egipto.

También puedes leer: La mejor oportunidad de tu vida

Cuando Abraham se entera que en ese lugar hay comida, emprendió un viaje a Egipto y cuando iba llegando a ese lugar, se le dio por mirar a su mujer llamada Sara, y se dio cuenta que era hermosa.

En ese punto, sucede algo curioso porque Abraham y Sara eran esposo, por lo tanto, ya se conocían.

Tanto tiempo había pasado para que Abraham disfrutara a su esposa y se diera cuenta de lo hermosa que era, pero no había pasado antes, sino hasta ese día.

Entonces llegando a Egipto Abraham le pide a Sara que diga que es su hermano, para que no lo mataran.

Al momento de entrar a la ciudad los guardas del rey se dieron cuenta que Sara era tan hermosa que la llevaron ante él.

En medio de esa situación difícil a Abraham le tocó pedir a Dios y tener resistencia, porque su hermosa mujer estaba con faraón y él buscando la comida para poder sobrevivir.

Sin embargo, Dios nunca se queda con nada, a pesar de que Abraham tomó una mala decisión, el Señor castigó al rey.

Dios le hizo saber a faraón que esa mujer que él estaba deseando estaba comprometida.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Entonces llamó a Abraham y le preguntó por qué había dicho que era su hermana, ya que, estuvo a punto de tomarla como mujer.

Luego de este suceso, el faraón despide a Abraham y a Sara, pero después de esto, me llama mucho la atención algo que sucede.

Abraham cuando cae en cuenta de lo que había hecho, no se reveló, se desmotivó y tampoco pensó en alejarse del Señor, sino que con humildad regresó al lugar donde había estado primero.

Es decir, que Abraham volvió a empezar de nuevo al lugar donde había estado primero, y ofreció sacrificio al Señor.

Es de caballeros y mujeres, reconocer cuando se equivoca, la Biblia dice:

“Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque’’ Eclesiastés 7:20.

Así que, no es raro que el hombre falle ya sea al entrar o al salir, al empezar o a terminar, pero fallamos.

¿Pero sabes hermano? El problema no es fallar, el problema es no tener la capacidad de reconocer que fallamos.

Pero Abraham sí la tuvo, dijo: yo fallé, me equivoqué, hecho lo que no debía hacer y me devolveré a comenzar de nuevo.

También te puede interesar: Para qué pecar si soy salvo

Hoy necesitamos cristianos que tenga el carácter y sean lo suficientemente valerosos como para afrontar las circunstancias y decir:

“Me equivoqué, pero si me das la oportunidad, vuelvo a comenzar’’.

En la Biblia, vemos que Dios una y otra vez salvaba a Israel cuando se metía en problemas por las decisiones que tomaba.

El Señor fue muy paciente, les complació con algunas exigencias e incluso les prometió una tierra de leche y miel.

Por ejemplo, el pueblo de Israel le dijo al Señor: Cuando llegue aquel día, clamarán por causa del rey que hayan escogido, pero el Señor no les responderá’’.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Cómo empezar de nuevo en Dios.

‘’El pueblo, sin embargo, no le hizo caso a Samuel, sino que protestó: —¡De ninguna manera! Queremos un rey que nos gobierne. Así seremos como las otras naciones, con un rey que nos gobierne y que marche al frente de nosotros cuando vayamos a la guerra’’.

‘’Después de oír lo que el pueblo quería, Samuel se lo comunicó al Señor. —Hazles caso —respondió el Señor—; dales un rey’’ 1 Samuel 8:18-22.

Conviene aclarar que, a pesar de que el Señor les iba a conceder tener un rey.

Dios le pidió a Samuel que les explicara qué es tener un rey, para que cuando el pueblo se enfrentara a esa realidad, no se vayan a quejar.

En otras palabras, Dios nunca hace cosas de las que el hombre sea inconsciente.

Él hace las cosas con el propósito de que el hombre sea consciente de cada obra que el Señor hace para que lo reconozca.

Vea también: Cómo alcanzar grandes cosas en Dios

Entonces Samuel le da la instrucción al pueblo y les explica lo que conlleva tener un rey.

Y aun con todo lo que les dice, el pueblo insiste en que quiere tener un rey, y Dios se lo permite.

Todos conocemos la historia de los diferentes reyes que tuvo el pueblo de Israel, y las malas decisiones que tomaron los mismos.

Que acarrearon con la vida de muchos del pueblo o que en algunos momentos sufrieron hambre, porque el rey no supo que hacer en determinadas situaciones.

Estos ejemplos nos deben llevar a la reflexión, el problema no está en equivocarse, está en no reconocer y en no tener la valentía suficiente para salir adelante.

Pastor: Carlos Hoyos

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.