La resurrección de Cristo un hecho histórico

0
468
La resurrección de Cristo un hecho histórico

La resurrección de Cristo un hecho histórico

La doctrina de la resurrección de Cristo prácticamente es el eje de la fe cristiana, si Cristo no resucitó, nada de lo que vivimos y predicamos tendría sentido. Hablaremos sobre: “La resurrección de Cristo un hecho histórico”.

Porque lo que es importante en todo esto, es que hay unas realidades, unas verdades, sobre las cuales descansa la fe cristiana.

“Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados.

Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.

Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho” 1 Corintios 15:16-20.

Una de estas grandes verdades es que el mesías debía morir y resucitar.

La muerte siempre fue un problema para el hombre.

Sobre este tema se cuestionaron Job y Salomón, sin embargo, ambos llegamos a la misma conclusión y es que no hay quien tenga poder sobre la muerte, ni arma alguna contra ella.

El hombre fue creado para que viviese, es por esto, que no contempla a la muerte como algo propio, y el solo pensar en ella crea desconcierto.

Es por eso, que todo hombre rechaza la idea de morir, porque no la acepta como una realidad a la que tenga que ser sometido.

También puedes leer: Por qué existe la muerte

Dios hizo al hombre para vivir y hay eternidad en nuestro corazón, de cierta forma, es por esto, que predicamos la doctrina de la resurrección en nuestra iglesia.

El hombre tal vez piensa o siente que no morirá nunca, es por eso, que se han inventado todas esas teorías de la reencarnación y algunas otras cosas más.

Esto es debido a esa sensación que hay en el hombre de existencia permanente, y esto es porque así fue creado el hombre, para vivir eternamente, pero el pecado quitó todo eso.

Una de las cosas que Jesús vino a hacer en esta tierra, fue a sacar a la luz la vida, y la inmortalidad por el evangelio.

El evangelio contiene una noticia, y solo basta con creer de corazón, de verdad, el anuncio de Cristo para que algo pase en el ser humano.

Y es preciso asegurar que en el instante inmediato en el que nosotros creamos en la palabra de Cristo, cosas maravillosas sucederán en nuestra vida.

La doctrina de la resurrección, es un hecho trascendental que abre las puertas a un mundo totalmente diferente.

A un mundo nuevo, desconocido para nosotros y es por eso, de vital importancia que entendamos la doctrina de la resurrección.

La resurrección de Cristo es un hecho histórico, y hay quieres se molestan por esto, incluso hasta afirmar que esto no es así.

Pero existen hechos, documentos y testigos fidedignos que atestiguan lo acontecido con la vida, muerte y resurrección de Cristo.

Porque a este Cristo muchos lo conocieron en vida, y fueron testigos de las muchas maravillas que hizo.

También te puede interesar: Muerte, yo soy tu muerte

También hubo mucha gente que fue testigo de su muerte, puesto que este fue muerto por medio de la crucifixión estando en público en el monte calvario.

Además de esto, cuando aún estaba en vida, Jesús explicó que luego de su muerte, él resucitaría.

Esto provocó que los que estaban en su contra y no creían en él, pusiesen guardas en su tumba.

Es lo maravilloso de todo esto, porque esto nos muestra que cada uno de estos hechos tuvo testigos suficientes para que fuesen corroborados en la historia.

Es por esto, que podemos afirmar que la doctrina de la resurrección de Cristo es un hecho veras e histórico.

Y tenemos un documento histórico, que además de relatar todo esto que ya hemos dicho, nos muestra muchísimas cosas más.

Como era sembrada la tierra, como se pactaban los negocios, como se casaban las personas, cosas que aún se dan en la actualidad.

Y si creemos a estas cosas, también podemos creer en los relatos que nos muestran la vida, muerte y la resurrección de Jesús.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Este documento nos muestra que luego que Cristo murió, algunas mujeres fueron a visitar su tumba y estas se encontraron con una sorpresa.

Puesto que este sepulcro, era custodiado por dos guardas y además de ello tenía una piedra de gran tamaño en su entrada.

“Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle.

Y muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, ya salido el sol.

Pero decían entre sí: ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro?” Marcos 16:1-3.

Cuando estas mujeres llegaron, notaron la piedra que estaba removida y que los guardas no estaban en su lugar.

Vea también: Las doctrinas proceden de la muerte sepultura y resurrección de Jesús

“Pero cuando miraron, vieron removida la piedra, que era muy grande” Marcos 16:4.

Pero hay algo que recalcar en esta historia y es la forma en como pensaron esas mujeres.

Porque ellas no pensaron en la resurrección de la que Cristo había hablado.

Sino que ellas inmediatamente irrumpieron en llanto, y en lo primero que pensaron fue en que se habían robado el cuerpo del Señor.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Luego de eso fue que se percataron de la presencia de un personaje que estaba con ellas en el sepulcro.

“Y cuando entraron en el sepulcro, vieron a un joven sentado al lado derecho, cubierto de una larga ropa blanca; y se espantaron.

Más esto es lo que nos ayuda a entender por qué predicamos la doctrina de la resurrección de Cristo.

Porque esto nos da bases fidedignas de que estos hechos son ciertos.

Y que esto se convierte en una de doctrinas fundamentales de nuestra iglesia, y que nos permite creer también en una vida eterna en Cristo por medio de su resurrección.

También puedes leer: Su resurrección es una verdad irrefutable

Mas él les dijo: No os asustéis; buscáis a Jesús nazareno, el que fue crucificado; ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar en donde le pusieron” Marcos 16:5-6.

Es por eso, que nuestra fe en Cristo nos lleva a creer también en una resurrección y una vida eterna que viene de parte de nuestro Dios.

Porque así como él es eterno, también es eterna la vida que nos ha prometido, donde eternamente gozaremos de su presencia y ahí le adoraremos para siempre.

Pastor: Álvaro Torres

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.