Para qué murió Jesucristo por nosotros

0
80
Para qué murió Jesucristo por nosotros

Para qué murió Jesucristo por nosotros

La muerte era necesaria y el fruto del calvario es el resultado de ese hecho. Hablaremos sobre el tema: “Para qué murió Jesucristo por nosotros”.

Hoy vamos a examinar, cuáles son los beneficios que nos trajo el que Cristo muriera en el calvario por nosotros y derramara su sangre redentora.

La Biblia dice “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu” 1 pedro 3:18.

El justo murió por los injustos para llevarnos a Dios, como lo anota Pablo en efesios 2:11..

“Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne”.

Este es el primer fruto: Él murió para llevarnos a Dios. El segundo fruto fue para justificarnos: “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” Romanos 3:23.

Ahí todos los pecadores estábamos en un montón, sin distinción de clases.

Pero el verso siguiente dice: “Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia” Romanos 3:24-25.

Entonces él nos lleva a ese tribunal, pero no para oír la sentencia declaratoria sino para oír la declaración siendo justificados.

Vea también: La justificación y la gracia

Eso quiere decir, declarado inocente, absuelto, exonerado de cualquier culpa, es decir, que ese hecho nos cambió de posición y de condición.

Antes nosotros estábamos en el montón de los pecadores perdidos sin Dios y sin esperanza en el mundo.

Pero allá en el calvario la justicia de Dios, se reveló para que ahora el hombre por la fe en Cristo pueda acercarse a Dios y recibir la declaración del justo juez.

El libro de Eclesiastés dice, que Dios hizo al hombre recto y ellos se buscaron muchas perversiones, y esa es la condición del ser humano.

Pero tan maravilloso es Cristo, que su muerte nos trajo a Dios.

Nos trajo a nosotros ante el tribunal divino y no para escuchar una sentencia de condena.

Sino para declararnos que somos inocentes como si no hubiésemos pecado, como si no hubiese dentro de nosotros desde Adán una raíz de culpa e infracción.

Pero solo es por su redención, por la fe en su sangre, porque la redención es la liberación mediante el pago de un precio.

Jesucristo pagó en el calvario el precio de nuestra redención y el precio era nada mas y nada menos que la muerte.

Porque la paga del pecado es la muerte, el alma que pecara esa morirá y ahí estábamos todos.

También puedes leer: Qué es la redención y su importancia

Pero que bueno mirar a ese hecho del calvario y saber, que el crucificado pagó todo y ahora justificados por la fe tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Ahí tenemos:

  • Primer fruto llevados a Dios
  • Segundo fruto justificados por su gracia
  • Tercer fruto mediante la redención y el pago del precio
  • Cuarto fruto lo encontramos en 2 Corintios 5:14.

“Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que, si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos”.

“De aquí en adelante a nadie conocemos según la carne, y si a cristo conocimos según la carne ya no le conocemos así, de modo que, si alguno está en Cristo nueva criatura es, las cosas viejas pasaron y he aquí todas son hechas nuevas” 2 corintios 5:16

“Y todo esto provino de Dios quien nos reconcilio con Cristo y nos encargo a nosotros la palabra de la reconciliación. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” 2 Corintios 5:18-21.

Estamos desarrollando el tema: “Para qué murió Jesucristo por nosotros”

Así que, en conclusión, hermanos les ruego que no tengamos en poco la gracia de Dios porque en el día de salvación nos ha oído, nos ha socorrido y este es ahora el tiempo estable, el día de salvación.

Ahí tenemos el fruto de la reconciliación, Dios se amistó con nosotros, y esta reconciliación no es como las humanas.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Para qué murió Jesucristo por nosotros.

Cuando dos personas están confrontadas buscan varios mediadores que van a tratar de conseguir una reconciliación entre las dos personas.

Pero no es así en el caso de Dios, él mismo nos reconcilió, “Dios estaba en cristo reconciliando consigo al mundo no teniendo en cuanta sus pecados”.

El hombre pecó y tal como Adán huyó para esconderse, esa ha sido la conducta humana desde hace mucho tiempo.

Y como el hombre no quiso acercarse a Dios y tampoco tenía camino porque estábamos sin Dios y sin esperanza.

Entonces él tomó la iniciativa y vino con la bandera blanca a este mundo de pecadores, nuestro príncipe de paz vino al mundo para hacernos aptos y limpios.

Él vino al mundo con esa bandera diciéndole al hombre La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da” Juan 14:27.

Vea también: Qué es la reconciliación

Él tomó la culpa y lo que producía la distancia, y llevó nuestros pecados en su cuerpo para pagar por nosotros sobre el madero.

Él pagó el castigo, pagó la deuda que nos condenaba y les entrega a los discípulos un mensaje de reconciliación.

Diciéndoles, vayan y rueguen al mundo que se reconcilien conmigo porque ya yo hice la reconciliación.

Entonces lo que debemos hacer es recibir ese favor, porque el que no conoció pecado, por nosotros fue hecho pecador, para que nosotros seamos hechos justos en él.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Para qué murió Jesucristo por nosotros.

Él ocupó el lugar que nosotros merecíamos, para que tengamos ahora un lugar en el reino de gloria

Ese sacrificio aplacó la justa ira de Dios por el pecado y ahora tenemos propiciación por medio de la fe en su sangre.

Y muchos frutos hay resultado de esa muerte, pero hay un hecho todavía mas sobresalienta y es la resurrección de entre los muertos.

La muerte era necesaria para que mediante de la resurrección vencer la muerte y sacar a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio.

Entonces su resurrección es el fruto definitivo, el cual quitó la muerte y nos dio vida, no hay inmortalidad sin Jesucristo.

También puedes leer: Qué es la reconciliación

Ese hecho es el que nos garantiza la vida eterna, él nos hizo renacer para una esperanza viva por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos.

Esa esperanza viva es para una herencia incorruptible, reservada en los cielos para nosotros.

Para alcanzar la salvación que está aparejada para ser manifestada en el tiempo postrero.

Entonces todo ese canasto de frutos no es porque lo mereciéramos, sino que Jesucristo en su gracia planeó bajar al mundo y por medio de la resurrección nos salvó.

Por: Eliseo Duarte

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.