Por qué los extremos son malos para el cristiano

0
279
Por qué los extremos son malos para el cristiano

Por qué los extremos son malos para el cristiano

“Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. Hablaremos sobre el tema: “Por qué los extremos son malos para el cristiano”.

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas” Josué 1:6-7.

La palabra de Dios enseña, cuídate de no apartarte ni a la derecha, ni a la izquierda o a la diestra o siniestra que es lo mismo.

Resulta que los seres humanos tenemos ese problema que manejamos extremos y Dios en su sabiduría dice, que el cristiano no debe apartarse ni a la derecha, ni a la izquierda.

Digamos que la derecha es cuando el cristiano quiere ser muy santo y la izquierda es cuando el cristiano quiere ser muy mundano.

Entonces la Biblia dice, No seáis demasiado justo ¿Por qué has de destruirte? Y Pablo escribe a los Efesios y les dice, mirad con diligencia como andéis no como necios, sino como sabios.

Les está diciendo que no se vayan a la izquierda.

En la vida nuestra a veces se manejan extremos. Cuando los cristianos llegan a la iglesia llegan con una convicción tan maravillosa, donde uno suspira, ve, sueña, transpira, todo es Dios.

También te puede interesar: El plan de Dios

Entonces uno maneja extremos tales como: primero Dios, bajo esa figura nos volvemos padres irresponsables, empleados irresponsables, estudiantes irresponsables.

Porque creemos que de esa manera estamos agradando a Dios.

Eso mismo le pasó a Abraham, cuando Dios lo llamó y le dijo, Abraham, vete de tu tierra y de tu parentela a la tierra que yo te mostraré y haré de ti una nación grande.

El tipo arrancó y se le olvidó hasta que era casado; él vino a descubrir que tenía una mujer bonita cuando iba llegando a Egipto.

Se fue muy a la derecha.

La historia dice, que los cristianos hemos tenido esas dificultades y que inicialmente el cristiano se va muy a la derecha.

Pero que en el transcurrir del tiempo el cristiano se va yendo muy a la izquierda.

Cuando se inició la iglesia primitiva, esa gente abrazó la fe con tanta devoción, decían, “el Señor ya viene, para qué todas estas fincas y vienes” y todo lo vendieron.

Y después a Pablo, le tocó hacer giras pidiendo ofrendas para darles de comer a los hermanos en Jerusalén porque ellos se fueron muy a la derecha.

En nuestro tiempo las cosas se han invertido, los cristianos ya nos vamos muy al extremo, manejamos el otro extremo.

Lo que antes era, oremos más, ahora es; oremos menos, el cristiano que vive a una o dos cuadras del templo es el último que llega.

Ya encontramos cristianos chéveres en la iglesia, que viven una vida cristiana muy a la izquierda, encontramos a las hermanas muy maquilladas, vestidos insinuantes.

También te puede interesar: La sexualidad de la mujer en la iglesia

Pero la Biblia dice, que el cristiano no se puede ir ni a la derecha, ni a la izquierda.

Dios quiere gente centrada, que entiendan que el camino tiene que ir acompañada de una cosa necesaria que se llama conocimiento.

Cuando los cristianos empiezan a conocer bien a Dios, entonces no se van ni a la derecha, ni a la izquierda.

Ya no leemos la Biblia, sino cuando vamos al culto, porque ya no hay necesidad de leer.

Ya hay corrientes por ahí que dicen, que ya no hay necesidad de orar antes de predicar, ni necesidad de orar tanto.

Nos estamos yendo a la izquierda y eso impide el crecimiento de la iglesia, impide que la iglesia llegue a la meta que Dios tiene prevista para que lleguemos.

Usted no se ha puesto a pensar el por qué no logramos muchas cosas que se nos están dadas, que Dios nos las prometió pero no la hemos alcanzado.

Porque en momentos somos tan justos que juzgamos a los demás porque censuramos a los demás porque pensamos que todo es malo.

En otras ocasiones nos vamos tan al otro lado, que somos iguales a los demás.

Eso no permite que Dios nos bendiga como quiere bendecirnos, porque él quiere bendecirnos en abundancia.

Hay algo que marca la diferencia y es que usted tiene algo que el mundo no tiene y es esa esencia del espíritu de Dios, que es el que hace usted deba de ser diferente.

Nosotros tenemos que reparar muchas cosas en la vida cristiana porque sin darnos cuenta estamos haciendo daño y nos estamos haciendo daño.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Por qué los extremos son malos para el cristiano.

El mundo debe de saber que hay una gente diferente que no maneja extremos, que vive bien centrado.

A veces hacemos de la Biblia lo que nosotros queremos que diga porque pensamos que es así para el extremo de la derecha.

A veces cogemos la Biblia y la llevamos al extremo de la izquierda, buscando que la Biblia se ajuste a nuestros ideales, conceptos, caprichos.

Porque somos tan fundamentalistas que llegamos a rozar con los talibanes y a veces somos tan mundanos que parecemos a los de la Odisea.

Dios quiere una iglesia santa, pura, perfecta, diferente; que ande en el camino de la perfección que no se aparte ni a la derecha, ni a la izquierda.

También puedes leer: La necesidad de perfeccionarnos

¿Usted ha manejado un extremo alguna vez?

Cuando usted maneja alguno de los extremos Dios sufre pero cuando usted camina en el camino de la perfección Dios se alegra.

Porque Dios ama que el cristiano avance en el camino de la perfección.

Nosotros necesitamos replantear en la vida cristiana muchas cosas, que es posible que por falta de información, de temor, por cultura, por lo que sea vamos faltando en algún campo.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Por qué los extremos son malos para el cristiano.

Lo que tenemos que hacer ahora es que cada cristiano se pare en el camino, donde la fe y razón son fundamentales para podernos dirigir en el sendero de la fe.

Porque yo no puedo dejarme llevar solo por la razón o solo por la fe, porque la fe sola es ciega y una razón sin fe no funciona.

Nos hemos ido a los extremos y esos extremos nos han hecho daño pero hoy estamos y podemos empezar a caminar como Dios manda.

Vea también: Desconocer a Jesucristo es desconocer a Dios

El problema es que nos dejamos llevar por lo que los demás piensan, necesitamos que los cristianos de este tiempo aprendan a conocer a Dios de verdad.

Todos los cristianos que quieran en la vida que les vaya bien, hagan las cosas como Dios manda y tiene el éxito garantizado.

Seamos hombres y mujeres que hacemos un alto en el camino y reflexionamos hacia dónde nos estamos yendo.

Pastor: Carlos Hoyos

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.