Valora la presencia de Dios en tu vida

0
483
Valora la presencia de Dios en tu vida

Valora la presencia de Dios en tu vida

Éramos inmerecedores y Dios nos ha llamado, su gracia la ha desbordado y hoy nos acobija. Hablaremos sobre el tema: “Valora la presencia de Dios en tu vida”.

Por eso, valora la presencia de Dios en tu vida, este es el privilegio más grande que el ser humano puede tener.

En los momentos de celebración de los triunfos, se suele aplaudir en los campos deportivos a las figuras más destacadas de un partido o de una línea deportiva.

Los periodistas, la televisión, comentaristas, corren a entrevistar aquel que se considera la figura por la cual el triunfo se pudo obtener.

Así mismo en nuestras fechas patrias al celebrar la independencia de nuestro país se suelen oír discursos donde se exalta la memoria de los héroes que lucharon.

Hasta entregar su vida en contra del sistema imperante de la época.

Recordamos nombres como Bolívar, Ricaurte y otros más, que la historia cuenta que hicieron grandes proezas.

Así mismo en las empresas al finalizar el año se hacen balances y quienes tienden destacar en el trabajo.

Vea también: La importancia de vivir en la presencia de Dios

Ya sean obreros, empleados, gerentes, empresarios, accionistas u otros, se les brinda un reconocimiento por sus logros.

Pero todo esto lo decimos para entender que el protagonista en esta iglesia es Jesucristo.

Hoy los aplausos son sólo para Cristo el Señor y que él es quien merece musitas alabanzas.

Jesús es quien debe ser reconocido por encima de todos los demás y allí es donde cobra importancia el pasaje de la Biblia.

Donde Pedro y Juan se dirigieron hacia el templo en Jerusalén y al entrar por la puerta llamada la hermosa, se encontraron a un hombre que estaba allí pidiendo limosna.

Este hombre era impedido de sus extremidades inferiores, era un pordiosero.

Alguien que estaba todos los días allí tirado, solo esperaba que alguien lo mirara y le diera alguna moneda.

Pero la vida de aquel hombre sería distinta, el día que se encontró con estos dos hombres de Jesús la historia cambió.

Pedro y Juan se detuvieron frente a él y mirándolo le dijeron que no tenían plata ni oro, pero tenían algo que era lo suficientemente poderoso para obrar en su vida

Aquel hombre se levantó y ese hecho generó conmoción, en masa se aglomeraban al ver a este hombre que todos conocían paralítico y que ahora lo veían saltando.

El que fue sano, estando al lado de Pedro y Juan mostraba su alegría y la gente se maravillaba de lo que veían.

También puedes leer: Sin la presencia de Dios no hay santidad

Pero Pedro les preguntó ¿por qué se maravillan? y por qué nos miran como si fuesen el poder de nosotros.

Pedro señaló, que aquel hombre que ante Pilato habían crucificado, era el que había hecho esta obra por medio de ellos, explicó que sólo era poder de Dios.

Pedro y Juan sabían que la presencia de Dios era quien los acompañaba, por eso, hoy te digo, valora la presencia de Dios en tu vida, porque es lo más preciado.

No es a nosotros que nos debe mirar, eso debemos decir en todo momento; quien valora la presencia de Dios en su vida sabe que no es su gloria, sino la de Dios.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

cuando él nos use debemos manifestar que solamente es él el único que puede hacer cosas increíbles, Dios es y siempre será el protagonista principal de toda la historia.

En la Biblia al inicio dice: en el principio Dios, porque él es el principio.

El Dios de esta iglesia es aquel que le prometió un hijo a Abraham y aún con su mujer siendo estéril desde su juventud, Dios cumplió y se lo regaló.

Valora la presencia de Dios en tu vida, Dios fue el protagonista en la historia de Abraham y también de la historia en Egipto.

El pueblo de Israel después de haber estado 400 años esclavo, Dios los libertó y en todo este proceso ni Moisés podía robar la gloria era, Dios es protagonista, a ese Dios es el que adoramos, al que damos honra.

También puedes leer: La presencia de Dios en mi vida

En el periodo de la monarquía, cuando el primer rey, nos relatan los libros de Samuel, Reyes y crónicas.

Que también Dios fue el protagonista, inspiró a que el dulce cantor de Israel que fue David.

También los profetas menores y mayores ponen a Dios como protagonista, todos ellos lo muestran como lo que es, el Señor de la gloria.

Señalan con voces y con palabras de esperanza que había llegado el momento en que ese Dios que en el pasado se había manifestado en medio de sombras y símbolos.

Ahora Isaías menciona que Dios mismo vendría y nos salvaría.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Pasaron 400 años de silencio y el pueblo de Israel seguía expectante mirando hacia cualquier lado.

Esperando a ver si algún recién nacido era el Mesías anhelado, ya que el pueblo sufría bajo el imperio babilónico, bajo los griegos y los romanos.

El pueblo esperaba ansioso el momento que aquel personaje que habían hablado los profetas con tanta esperanza, llegara y así fue, el momento llegó.

Una noche oscura, en un pequeño caserío de Belén, el cielo se iluminó y un coro de ángeles empezó a cantar, había nacido el protagonista de esta iglesia, el salvador del mundo.

Vea también: Una generación que desea la presencia de Dios

Por eso, valora la presencia de Dios en tu vida, porque el protagonista en el Antiguo Testamento y manifestado en carne en medio de su pueblo.

Es el mismo que está presente en espíritu en nuestros días.

Se entregó, sufrió y nos ha salvado por gracia, hoy su poder y amor siguen siendo los mismos.

No hay como pagar tan grade amor y como expresarle nuestro agradecimiento.

El privilegio es grande, tenerle y sentirle es lo mejor que nos pudo ocurrir.

Así que, no malgastes tu tiempo en cosas vanas y no desperdicies la oportunidad de ser parte de su pueblo.

Por: Carlos Areiza

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.