Cuál es el evangelio verdadero

0
71
Cuál es el evangelio verdadero

Cuál es el evangelio verdadero

“Mírame, y ten misericordia de mí; Da tu poder a tu siervo, Y guarda al hijo de tu sierva” Salmos 86:16. Hablaremos sobre el tema: “Cuál es el evangelio verdadero”.

¿Conoces el reino de Dios? Corque puedes de pronto estar en el reino de Dios y no conocer el reino de Dios, porque si conocemos, se nos hace más fácil llegar.

Si tienes una carga muy pesada y no sabes para dónde la llevas, ni para dónde vas con ella, será muy difícil, pero si sabes para dónde vas con ella, se te hará más ligera y más fácil.

Ahora bien, el evangelio no es tan difícil como más de uno piensa. El señor dijo: “Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga” San Mateo 11:30.

El evangelio se vuelve difícil cuando usted va en contravía, cuando Dios va para allá y usted se cruza para otro lado, se le vuelve una pesada cruz.

Por lo contrario, aprendamos a ir para donde Dios va, hagamos lo que Dios dice que debemos hacer, ser prácticos.

El evangelio es muy sencillo y es lo más glorioso que le ha podido suceder al ser humano.

Vea también: Cómo vivir un evangelio verdadero

Jesús era muy práctico, era muy sencillo; él hacía las cosas muy sencillas.

Había un estanque llamado Betesda, era como una piscina en medio de un lugar en Jerusalén; donde venían enfermos, mancos, ciegos, cojos y paralíticos.

Los enfermos venían porque de vez en cuando un ángel revolvía las aguas y el primero que se echaba el agua después de que el ángel revolvía de tiempo en tiempo era sano, no era sano ni el segundo, ni el tercero; el primero que se echaba el agua.

Como resultado mantenía una multitud enorme.

Había un hombre que llevaba muchos años ahí y con la mirada puesta en el estanque, a veces cuando se iba a tirar, que el ángel venía no podía porque era paralítico, 38 años paralítico.

En efecto, a veces somos muy tercos, “yo pienso así, así y de ahí nadie me saca”, y Dios está hablándonos, tocando nuestra puerta.

Jesús vino para hacerte la vida no complicada, al contrario para llevar tu carga, para hacerte la vida fácil, para eso vino Jesús.

El hombre está con la mirada puesta en la piscina, en el ángel y Jesús le dice: “¿Quieres ser sano?”.

Pero el responde con la mirada puesta en la piscina. Jesús le está hablando y él ni siquiera lo estaba viendo.

A veces nos aferramos a algo y Dios te está llamando, te está hablando, te está diciendo, “quiero hacer cosas grandes contigo, quiero sacarte de ese estado, quiero bendecirte, quiero ayudarte, quiero prosperarte”.

También puedes leer: Por qué no debo avergonzarme del evangelio

Dios es bueno y nos ayuda en momentos de dificultad, es un Dios grande y poderoso, nos saca de esos problemas en los que estamos.

Sin embargo, hay que aprender a escucharlo, por el contrario no oímos, por estar obstinados. Así estaba el paralítico.

No obstante, Jesús lo toca y le dice: ¿Quieres ser sano, quieres salir de esa situación?

Como que sí, sí, pero tengo que esperar porque antes de que yo me lance otro se tira primero que yo y llevaba 38 años así.

¿Cuánto tiempo llevas así? Dios puede hacer algo que quizás no has podido hacer en muchos años, él puede hacerlo, porque para Dios no hay nada imposible, pero es necesario aprender a escucharlo.

También te puede interesar: Sea cristiano en cualquier situación

Dios nos habla a través de otras personas que no son cristianas, que nos dan buenos consejos, pero eso es Dios hablando a nuestra vida, por eso, hay que aprender a escuchar.

Jesús le dice: “Recoge tu lecho y levántate y vete a tu casa”, y el que tenía la mirada puesta en el estanque y en el ángel tenía uno más grande que el ángel y que el estanque ahí, que le estaba hablando, llamado Jesucristo de Nazaret y lo levantó, y se fue caminando para su casa.

Las cosas en Dios son sencillas, estos son consejos prácticos, haga sencillo el evangelio para su vida.

Deja que Jesús te guíe, no te metas en contravía; vive el evangelio, habla bien de Dios, levanta tu cabeza y se práctico. La Biblia nos dice: “Diga el débil: Fuerte soy” Joel 3:10.

Lo más grande que nos pudo suceder a nosotros fue conocer al Señor Jesucristo; creámosle.

La Biblia nos dice: “Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón” Salmos 37:4.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Cuál es el evangelio verdadero.

Habían tres jóvenes judíos; Sadrac, Mesac y Abednego que no se fueron en contravía de la palabra, al contrario, hicieron lo que decía la palabra, lo que les habían enseñado.

A estos jóvenes les empezaron a servir manjares, los cuales ellos rechazaron porque eran sacrificado a los dioses, prefirieron comer legumbres.

El mundo puede tener todo lo quiera pero la Biblia nos dice: “El mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” 1 Juan 2:17.

Posteriormente la gente murmuraba “Mira lo que se están perdiendo y ellos prefieren legumbres”.

Pero a los días que fueron a revisarlos el rostro de estos tres jóvenes eran mucho mejor de los que comían de la porción del rey.

Hay personas en el mundo que aparentemente pareciera que estuvieran muy felices, pero realmente el verdadero gozo, felicidad solo se encuentra en Dios.

Vea también: El secreto de la felicidad según la Biblia

Cabe decir, que estos jóvenes estaban tranquilos, felices comiendo legumbres; así también debemos estar nosotros.

La Biblia nos dice: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta entraré en él, y cenaré con él, y él conmigo” Apocalipsis 3:20.

Entreguémosle nuestra vida, Jesús nos compró en la cruz del calvario; deja que él entre cuando tenga que entrar y que quite lo que no nos deja avanzar.

Seamos cristianos donde sea que estemos la Biblia nos dice: “Vosotros sois la luz del mundo una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder” Mateo 5:14.

El rey de Babilonia hizo una estatua grande para que todos se postraran ante ella, pero estos jóvenes se mantuvieron firmes, de pie, porque sabían quién era su Dios.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Cuál es el evangelio verdadero.

Se un cristiano como lo fue Moisés que aunque veía o no veía milagros, él siempre engrandeció a Dios. Se un cristiano en cualquier situación.

Seguidamente, el rey los mandó a llamar y les preguntó que si era verdad que no se arrodillaban ante la estatua, ante el sonido de todo instrumento de música como el había mandado, ellos dijeron que si y estaban tranquilos.

El rey mandó a calentar siete veces más de lo normal el horno y les dijo que se prepararan, pero ellos estaban mas que preparados, eran consientes a quien le servían.

También puedes leer: El secreto de la felicidad según la Biblia

La Biblia nos dice: “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios; Jehová uno es” Deuteronomio 6:4.

Estos jóvenes tenían fuego por dentro, estaban totalmente llenos de Dios; los amarraron pero ellos estaban muy tranquilos.

Los echaron al horno pero Dios entró con ellos y se paseaban, así debemos estar, deleitándonos en la presencia de Dios.

Luego, salieron los tres jovencitos, el rey se postró y dijo a toda la provincia de Babilonia que no había otro Dios como el de estos jóvenes.

Nosotros tenemos al verdadero Dios, practiquemos el evangelio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.