El agua instrumento dentro del plan de Dios

El agua instrumento dentro del plan de Dios

El agua instrumento dentro del plan de Dios

El agua instrumento dentro del plan de Dios, que a su vez ha tenido parte en todos los programas de la historia del santo ministerio del Señor Jesús aquí en la tierra.

Dios hace mención tantas veces del agua. Por ejemplo, al hablarle del nuevo nacimiento, al doctor Nicodemo, le replica: que el que no naciere de agua y del espíritu no podrá entrar en el reino de Dios.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

Para el Señor Jesús, hacer un cambio metempsicosis de dos reinos contrarios, usó el “agua” (reino mineral) para transmutarla en vino (reino vegetal). San Juan 2:6-10.

He tenido a bien tomar las enciclopedias que hablan de esta bebida llamada el “agua” y hacer una investigación exhaustiva de todas las propiedades que contiene este preciado líquido, encontrando lo siguiente:

  • El agua es un compuesto cuya molécula está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno (H2O).
  • Es fundamental para la supervivencia de todas las esferas conocidas y por ende, la vida física depende de este líquido si permanece en su pureza.
  • El agua como elemento ha sido de gran importancia para las personas, tanto en el campo espiritual como en el material.

Se comenta, que en la mitología griega y la romana, el agua era un elemento clásico, asociado a la agitación y a la clarividencia.

Recuerda que estamos hablando sobre el tema: “El agua instrumento dentro del plan de Dios”

El agua en su estudio radiactivo presenta muchas propiedades físico-químicas ya que es el líquido que más sustancias disuelven; por lo tanto es llamado el solvente universal.

Esta propiedad se debe a su capacidad para formar viaductos de hidrógeno con otras sustancias, ya que éstas se disuelven cuando interaccionan con los elementos polares del agua.

El agua absorbe grandes cantidades de calor que utiliza en romper las básculas de hidrógeno.

Vea también: La fuente del agua de la vida es Jesús

Su temperatura desciende más lentamente que la de otros líquidos a medida que va liberando energía al enfriarse.

Esta propiedad permite al citoplasma líquido servir de protección para las moléculas orgánicas en los cambios bruscos de temperatura.

El hombre industrializado se ha adaptado para utilizar químicamente el agua en dos tipos de reacciones:

  • En la fotosíntesis, ya que las enzimas utilizan el agua como fuente de átomos de hidrógeno.
  • En las reacciones de hidrólisis, en que las enzimas hidrológicas han explotado la capacidad del agua para romper determinados enlaces hasta degradar los compuestos orgánicos en otros más simples, durante los procesos digestivos.

Según las estadísticas que hablan de este proceso, en el globo terráqueo, se cree que, 1.200 millones de habitantes no tienen acceso a una fuente de agua potable segura.

Las enfermedades por aguas contaminadas matan más o menos 4 millones de niños al año. Más o menos un 20% de todas las especies acuáticas están extintas o en peligro de desaparecer, por los desechos químicos que se depositan en los afluentes.

El agua cubre casi un 80% de la superficie de la tierra. Aunque pareciera que es un recurso muy abundante, es importante destacar que menos del 1% de ésta, es agua dulce, es decir, apta para usos domésticos, industriales o comerciales y turísticos.

Por otra parte, el agua salada sustenta importantes cadenas alimenticias, claves para la alimentación mundial, además, vive en ella una vegetación muy pequeña denominada Plancton que es la que aporta más de un 60% del oxígeno de la tierra.

El agua dulce que podemos utilizar se encuentra en los lagos, ríos y la lluvia, y debe alcanzarnos para que ninguna persona, planta o animal tenga sed.

Para que los animales acuáticos vivan en ella, para impregnar los campos, usar en las industrias, mantener húmedos los bosques y regar los jardines. Por eso es importante mantenerla limpia, sin contaminación de ninguna naturaleza.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

En la actualidad 

Actualmente, hay en la tierra la misma cantidad de agua que existía desde el principio, cuando Dios creó el agua en nuestro planeta.

Esto se debe a que el ciclo hidrológico permite que continuamente se utilice la misma agua, la cual se encuentra en diferentes estados: sólida, líquida o gaseosa.

Por ello, la torá, nos enseña: Cuando Dios iba a organizar la creación terrestre, explica que el espíritu de Jehová iba, venía y se movía sobre la superficie de las aguas. N. V. I.

Génesis 1:2. “Cuando Dios quiso hacer otra nueva creación en el tiempo de Noé, lo sacó del barco navegante de las aguas del gran diluvio”. Génesis 7:17. 2 Pedro 2:6.

Cuando los israelitas salieron de Egipto, al entrar al desierto se encaminaron a pasar por las aguas del mar rojo; al entrar a la tierra prometida tuvieron que pasar por las aguas del río Jordán. Éxodo 13:21-22. Josué 3:13.

También te puede interesar: Lo hemos vivido y por eso lo testificamos

San Pablo hace mención de esta salida que todos en Moisés fueron bautizados en las nube y en el mar. 1 Corintios 10:2. Estos pasajes nos inclinan a pensar que siempre Dios quiere hacer algo nuevo, tiene como elemento primordial las aguas.

En el Apocalipsis 22:1. Cuando se habla de la nueva Jerusalén, se habla también de un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios.

El Señor Jesucristo al hacer mención del nuevo nacimiento, no pasa por alto la primera creación.

 “El Espíritu de Jehová iba y venía sobre la superficie de las aguas”. Génesis 1:2.

En el nuevo nacimiento es igual, opera el “agua” y el “espíritu” como en el libro de Génesis; ya que se ha de establecer una nueva creación.

Jesús dijo: El que no naciere de agua y del Espíritu no puede ver, ni entrar en el reino de Dios. San Juan 3:3-5. (Ojo, la palabra espíritu está en mayúscula, quiere decir, que es él mismo de Génesis 1:2).

La palabra de Dios posee excesivamente “todos” los ingredientes de las cosas creadas, y puede actuar sin ellas, para satisfacer las necesidades físicas por las cuales fueron creadas. San Mateo 4:4.

La biología, nos enseña: que al nacer un bebé viene a través de una fuente de agua (líquido amniótico), que durante varios meses ha venido navegando, hasta que se encuentra con un nuevo mundo de respiros pulmonares.

Ademas de agua convertido en oxígeno; en donde su cuerpo posee un 75.9 % de este mineral y de cuyo líquido se alimentan todos los ecosistemas grandes o pequeños.

La constitución “antropológica” nos confirma que el agua ha sido un líquido benéfico especialmente para el ser humano.

Te recomendamos leer: No dejes de tomar agua de la peña

Recuerda que nuestro tema de hoy es “El agua instrumento dentro del plan de Dios”.

La unión del hidrógeno con el oxígeno, forman un componente inherente, que produce humedad y en el organismo humano es tan importante, que las células no pueden funcionar sin ella.

Los tejidos pulmonares necesitan agua para incorporar oxígeno. La principal característica por la cual el agua moja, es que químicamente todas sus partículas tienen la capacidad de adherirse al sustrato en el cual se encuentra.

El agua disuelve los materiales de los alimentos, elimina los sobrantes alimenticios, además, regula la temperatura del cuerpo.

Los riñones, pulmones, y los poros de la piel pueden también ser estorbados en la eliminación de los residuos, produciendo un cuerpo semejante a un poso estancado lleno de parásitos y de bacterias.

Eso quiere decir, que las aguas estancadas son contaminadas; sin embargo las aguas corrientes son vida permanente. San Juan 4:14.

La bibliología nos enseña que todas las cosas visibles e invisibles fueron hechas por la palabra de Dios, eso quiere decir, que el agua física con toda su propiedad procede de “la palabra de Dios”.

Quien a su vez, puede trabajar y satisfacer las necesidades propias del agua, sin utilizar el agua física que conocemos, repito: porque la palabra de Dios obtiene excesivamente todas las propiedades del agua y de las demás cosas creadas. 2 Pedro 3:5.

Para ello, citamos un caso como soporte: en san Juan 13:8-10: Cuando el Señor Jesús le dijo a Pedro: si no te lavare, no tendrás parte conmigo.

Pedro le dijo: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.

Jesús le dijo: el que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos.

Estas palabras “vosotros limpios estáis”, “aunque no todos”. Indicaba, que había lavado una parte del cuerpo de los discípulos, pero faltaba la otra parte: “los pies”.

Lo demás, ya lo había lavado y para hacer la limpieza completa les lavó los pies, utilizando el agua física; los demás miembros del cuerpo utilizó la palabra.

Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. San Juan 15:3. 

Hemos dicho que el agua es tan importante que, las células no pueden funcionar sin ella; los tejidos pulmonares necesitan este líquido para incorporar oxígeno.

Jesús a la mujer de samaria, le dijo: cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré, nunca más tendrá sed, sino que el agua que yo le daré será en él una fuente que salte para vida eterna.

Con esto el Señor le hace entender: que existe un agua excelente con mejores ingredientes; que la que ella buscaba en el pozo.

Esta nueva agua, ofrecida por el divino maestro, fluiría internamente en el individuo, a manera de una fuente, que lo conduciría hacia la vida eterna. San Juan 4:5-14.

Cuando el señor Jesús quiso hablar del Espíritu Santo que habrían de recibir los que creyeran en él, usó el tiempo oportuno de ingerir el agua en el templo.

Y exclamó en el lugar de los recipientes de los bebederos: Si alguno tiene sed, “venga a mí y beba”. Y añade: El que cree en mí, como dice la escritura, de “su interior” correrán ríos de agua viva. San Juan 7:37-39.

Queriendo decir, que la palabra y el espíritu tienen los mismos ingredientes; ya que la Palabra y el espíritu es el mismo. San Juan 6:63.

Si hablamos de la primera pareja, de “Adán y Eva”, estos primitivos no “nacieron” por qué no fueron engendrados.

Fueron creados con las manos del creador, no permanecieron en comunión con Dios, porque fueron tentados por el maligno, pecaron contra Dios y fracasaron.

Al recibir el pecado por la desobediencia, físicamente, recibieron la maldición y quedaron como alimento de la “serpiente” Génesis 3:14… Dios le dijo a la serpiente: polvo comerás todos los días de tu vida.

Al hombre se le dijo: Génesis 3:19. (…pues polvo eres y al polvo volverás). En otras palabras serás alimento de la serpiente, “polvo”.

En el nuevo nacimiento, el hombre y la mujer quedan libres de estas maldiciones. Por las siguientes razones:

  • Donde hay un nuevo nacimiento; primero debe haber un nuevo engendro, 1 Pedro 1:23; (Para eso es el evangelio). 1 Corintios 4:15.
  • El que ha nacido de nuevo está rodeado de muchas promesas positivas y debe tener una nueva nacionalidad. 1 Pedro 1:3-5.
  • El que ha nacido de nuevo el maligno no le toca 1 Juan 5:18.
  • El que ha nacido de nuevo no practica el pecado porque la simiente de Dios, permanece en él. 1 Juan 3:9-10.
  • Ahora somos hijos de Dios; nueva criatura; no de simiente corruptible, es decir, no de Adán, (de polvo) sino de cimiente incorruptible, por la palabra de Dios. 1 Pedro 1:23. 1 Juan 3:2.

Con razón el Señor Jesucristo hizo prosopopeya con el nuevo nacimiento que, si no naciere de nuevo, no podría ver ni entrar en el reino de Dios.

Gracias por llegar al final de estudio con el tema “El agua instrumento dentro del plan de Dios”.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Copyright y engrosado por el pastor
York Anthony Shalom
Licenciado en Sagrada Teología
Magister en Divinidades Teológicas
[email protected]

Por: York Antony Shalom

Total Page Visits: 687 - Today Page Visits: 5