Versículos que no son para nosotros

0
346
Versículos que no son para nosotros

Versículos que no son para nosotros

Hay tres reglas de hermenéutica que son claves para interpretar toda clase de texto, sea bíblico o no. Hablaremos sobre: “Versículos que no son para nosotros”.

  • ¿Quién escribió?
  • ¿A quién se le escribió?
  • ¿Por qué se le escribió?

Si no se tiene en cuenta estas tres reglas, se corre el riesgo de interpretar mal cualquier texto y por eso, terminamos aplicándola donde no es, por no entender estas cosas que son elementales.

Nosotros muchas veces hacemos las cosas sin pensar bien, por ejemplo: hay una serie de coros y de himnos que se cantan  porque suenan bonito pero no le prestamos atención a la letra y a veces ni estamos alabando al Señor.

Lo mismo hay pasajes de la Biblia que lo estamos entiendo mal y nos los aplicamos o se lo aplicamos a otros.

La palabra de Dios es espada de doble filo y hay que aprender a manejarla porque uno se puede cortar uno mismo con ella.

Por lo general el capítulo 14 de 1 Corintios que trata del hablar en lenguas y también del servicio de las damas en el altar.

Vea también: La promesa del Espíritu Santo

Este capítulo se ha usado contra el hablar en lenguas y contra el servicio de las hermanas en el altar.

Pero haciéndole un estudio a este capítulo encontramos otra cosa, otra realidad, eso es lo que vamos a descubrir.

¿Por qué se le escribió esto a los Corintios?

Todo el capítulo de 1 Corintios es una exhortación, como Pablo había sido el pastor de ellos y les escribió porque eran carnales y ellos se sintieron muy tristes pero la 2 Corintios es la consolación.

Entonces como nosotros no entendemos estas reglas cogemos y no las aplicamos a nosotros y se aplicamos a otros y de alguna manera eso tiende a hacer daño.

  • Primera razón

“De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.

Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía.

Porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?” 1 Corintios 3:1-3.

Pablo era el padre espiritual de ellos y les mandó la carta porque eran carnales, era una iglesia que se había desviado, tenían un desorden.

Vea también: Para qué se recibe el Espíritu Santo

Estamos desarrollando el tema: “Versículos que no son para nosotros”
  • Segunda razón

Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas.

Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo” 1 Corintios 1:11-12.

Había contiendas entre ellos por los pastores, ponga cuidado como era la conducta de la iglesia en Corinto.

  • Tercera razón

“De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; tanto que alguno tiene la mujer de su padre” 1 Corintios 5:1.

Ahí en esa congregación había unos que vivían con la madrastra.

  • Cuarta razón

¿Osa alguno de vosotros, cuando tiene algo contra otro, ir a juicio delante de los injustos, y no delante de los santos?” 1 Corintios 5:1.

El otro pecado que ellos tenían era que peleaban con litigios y el mal testimonio lo daban delante de los incrédulos, los inconversos.

  • Quinta razón

En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos conocimiento. El conocimiento envanece, pero el amor edifica” 1 Corintios 8:1.

El resto del capítulo habla de que los Corintios comían sacrificado a los ídolos, iban donde hacían los festines a los demonios, a los ídolos y allá festejaban muy tranquilos como si no fueran creyentes.

  • Sexta razón

Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor”

Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo.

Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados” 1 Corintios 11:17-19.

Esto se refiere al abuso con santa cena, es decir, se reunían a tomar la santa cena y traía cada uno su comida, traían vino y se emborrachaban.

Así con esa conducta vivían y por eso es que Pablo les aplica ese capítulo.

También te puede interesar: Si no tiene el Espíritu Santo está incompleto

  • Séptima razón

“Seguid el amor; y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis” 1 Corintios 14:1.

Ellos cometían otro pecado y era este, que no predicaban la palabra de Dios por estar hablando en lenguas.

Eso era lo que Pablo les corregía, el desorden del culto, eran unas algarabías las que formaban.

Estamos desarrollando el tema: “Versículos que no son para nosotros”
  • Octava razón

Otro pecado que cometían era, que las mujeres no dejaban predicar por estar hablando, por eso, es que se refiere a ellas, que se callen la boca y vayan a hablar a otro lado.

No que las hermanas no puedan servir en la iglesia y no ser diaconizas.

Era que eran unas mujeres habladoras que interrumpían el culto y aun chismosas.

Entonces algunos han cogido el versículo como una doctrina para que las hermanas son como objeto peligroso e indigno que puede subir al altar y ayudar en la obra del Señor.

Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice.

Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación” 1 Corintios 14:34-35.

Pablo se las aplicó por las malas costumbres que tenía la iglesia en Corinto pero el que no interpreta los textos, coge eso y se lo aplica a todas las hermanas.

  • Novena razón

Con todo este desorden que había en los Corintios, ellos querían estar en la iglesia hablando en lenguas.

Por esto es que Pablo les escribe así, exhortándolos, no para prohibir el hablar en lenguas, ni para que las hermanas no sirvan en el altar, sino para corregir todo ese desorden que había.

Que hablen en lenguas pero que dejen predicar.

Nosotros como miramos esos capítulos comenzamos a hacer interpretaciones falsas y entonces nos vamos al otro extremo.

Que hay congregaciones nuestras donde ya nadie habla en lenguas, y es lamentable que haya gente que le dé pena hablar en lenguas.

Los extremos son peligrosísimos pero no podemos dejar de hacer las cosas como Dios manda.

También puedes leer: El Espíritu Santo no es un lujo

El Señor Jesús y Pablo, ellos quieren que hablemos en nuevas lenguas, así seas para sí mismo, que se ore en lenguas pero quieren que también haya un espacio para el mensaje.

“Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios” 1 Corintios 14:2.

No está diciendo que no hable en lenguas, al contrario está explicándolo.

El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia”.

Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación” 1 Corintios 14:4-5.

“Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos; pero la profecía, no a los incrédulos, sino a los creyentes”.

“Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios”.

“Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar lenguas”. 1 Corintios 14:39.

Estamos desarrollando el tema: “Versículos que no son para nosotros”

Qué bueno que podamos entender cuál es el espíritu y la verdadera intención de un texto.

Con esto nos damos cuenta que Pablo lo que quería era poner orden.

Una doctrina basada en un solo verso puede resultar falsa pero esta doctrina está bien sustentada en la palabra.

El Espíritu Santo es la chispa de la vida cristiana, muchos creyentes no saben lo que se están perdiendo por no buscar la promesa del Espíritu Santo.

Por eso, es que muchos hermanos viven cayendo en pecado y apartándose porque se descuidan pero un hombre lleno del Espíritu Santo no peca, no se aparta porque el Espíritu Santo es poder.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Versículos que no son para nosotros.

El Espíritu Santo produce grande gozo, un fuerte deseo de llorar, produce deseos de cantar, gemir, da libertad, paz, paciencia, deseos de danzar, descanso, deseos de no pecar.

La señal de haber recibido el Espíritu Santo es hablar en nuevas lenguas, faltando esta, falta poder.

A las hermanas no se les está prohibido predicar sino el enseñar a los hombres, por eso, es que nosotros no tenemos pastoras.

También te puede interesar: Hablar en lenguas es señal de recibir el Espíritu Santo

Una cosa es predicar y otra cosa es enseñar, y otra cosa es estar hablando en el culto.

“Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio” 1 Timoteo 2:12.

“Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice” 1 Corintios 14:34.

“Os recomiendo además nuestra hermana Febe, la cual es diaconisa de la iglesia en Cencrea” Romanos 16:1.

Estamos desarrollando el tema: “Versículos que no son para nosotros”

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Versículos que no son para nosotros.
Estamos desarrollando el tema: “Versículos que no son para nosotros”

Lo que no se les permite es que vayan a gobernar a sus maridos, en sus casas y a dominar, menos en la iglesia pero bienaventuradas las mujeres que sirven en la iglesia, que predican.

“Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien, que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos.

A ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada” Tito 2:3-5.

Hay mujeres genuinas que le sirven al Señor y hacen su culto y ayudan a todos sirviendo al Señor.

También puedes leer: El orden del culto pentecostal

Siempre el que habla el primero debe ser el rey pero en los Corintios las que hablaban primero eran las mujeres.

En los Corintios no dejaban a hablar al Señor eso es lo que se prohíbe en este capítulo.

Demos libertad al Espíritu Santo, alabemos al Señor, busquemos la promesa del Espíritu, amémosla.

Vamos a creer que el Espíritu Santo se recibe por la fe.

Pastor: Clodomiro Lobo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.