La doctrina estructura de la iglesia

0
1363
La doctrina estructura de la iglesia

La doctrina estructura de la iglesia

La doctrina es para la iglesia lo que es el esqueleto para el cuerpo. Hablaremos sobre: La doctrina estructura de la iglesia.

Por esta razón, cuando los soldados fueron a quebrar las piernas de los crucificados.

No le quebraron las piernas a Jesucristo porque está escrito “Hueso no quebrantaréis de él”.

Entonces la iglesia es un cuerpo que no debe tener ni un hueso quebrado y lo que estructura a la iglesia es la doctrina.

Por eso los primeros discípulos perseveraban en cuatro cosas fundamentales.

  1. Perseveraban en la doctrina de los apóstoles
  2. En la comunión unos con otros
  3. El partimiento del pan
  4. En las oraciones

El resto del libro son resultados de esa práctica.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

Los trinitarios abogan por que no se predique doctrina, por eso ellos andan buscando la unidad y nunca la van a encontrar.

Pero nosotros no andamos buscando unidad, sino guardar la unidad porque se busca lo que no se tiene.

Pero se guarda lo que se tiene y por un Espíritu todos fuimos bautizados en un cuerpo.

La iglesia es un cuerpo, un organismo viviente al que hemos sido incorporados por la obediencia al evangelio.

Noten que la iglesia nació con 120 y el discurso de apertura de inauguración de la iglesia que fue encomendado a Pedro.

Cuando él proclamó este mensaje de la muerte, sepultura, resurrección y aserción al cielo y el derramamiento de su Espíritu.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Cuando la gente oyó esto preguntaron ¿Qué haremos? Y versículo 41 dice:

“Así que los que recibieron su palabra fueron bautizados como tres mil personas”.

La iglesia es la congregación de los salvos, la compañía de los redimidos.

Para ser iglesia hay que ser salvos, el que no ha obedecido el evangelio así viva en el templo no es iglesia, la gente toma unos conceptos aveces un poco errados.

Te puede interesar: Evidencias de un verdadero arrepentimiento

Comúnmente se dice ¡vamos a la iglesia! Cuando se está hablando del templo.

Entonces la gente afuera toman esas ideas pero no, la iglesia es un cuerpo, es organismo viviente que nació el día de pentecostés.

Entonces ese cuerpo se estructura con la doctrina, lo primero es precisamente la doctrina, la falta de esto trae muchas consecuencias.

Recordemos que estamos hablando sobre: “La doctrina estructura de la iglesia”.

El libro de los Jueces que es un periodo de 450 años, fue un periodo de caías y levantadas y la razón de esa inestabilidad.

Lo dice el ultimo versículo de dicho libro, “En aquel tiempo no había rey en Israel, cada uno hacía lo que bien le parecía”.

El libro de Ruth que es el sigue y dice: “Hubo hambre en la tierra y Nohemí, su marido y sus hijos emigraron a Moad y allí perdieron todo…”

“Por eso cuando escuchó que Dios había visitado la casa de Pan dijo: no me llamen más Nohemí, llámenme Mara que es amargura porque me fui llena y he vuelto vacía”.

La causa de todo eso fue, en el siguiente libro el capítulo 3, en aquel tiempo escaseaba la palabra de Dios y no había visión con frecuencia.

Donde no hay palabra de Dios no hay visión, puede haber visión humana que es diferente.

Todo aquello sucedió por la escasez de la palabra de Dios y consecuentemente de la visión, hay la visión del hombre y la que Dios da.

También puedes leer: Necesitamos estar avivados todo el tiempo

Ejemplo: cuando Moisés tenía 40 años salió a ver a sus hermanos, Moisés había sido instruido en toda la sabiduría de los egipcios.

Era poderoso en dicho y hechos, puesto que había sido educado para ser faraón.

Moisés pensaba que los hijos de Israel entendían que Dios le había de dar liberación por medio de él.

Esa era la visión que él tenía, pero esa no era la visión de Dios.

Las zarzas en el desierto ardían es normal, pero esta ardía y no se consumía, eso fue lo que atrajo a Moisés y de ahí sale la voz.

Recordemos que estamos desarrollando el tema: “La doctrina estructura de la iglesia”.

“Moisés, quita la sandalia de tus pies porque lugar donde pisas tierra santa es, yo soy el Dios de Abraham, de Isaac, de Jacob, ven y te enviaré a Egipto para que saques a mi pueblo porque he oído su aflicción y descendió para librarlos”.

Pero ahí sí Moisés dice: “No Señor, quién soy yo para ir a faraón, no soy hombre de palabras, soy hasta tartamudo, envía al que has de enviar”.

En pocas palabras, no cuentes conmigo.

Dios le estaba mostrando una visión a Moisés de la magnitud de la liberación de Israel de la esclavitud, lo primero es la visión pero la de Dios porque sin visión no hay nada.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

Lo segundo es el llamamiento porque él que no ve nada llamarlo ¿a qué?

El que no ve nada enviarlo ¿a qué? Por eso Dios le abre las puertas es a los que tienen los ojos abiertos.

La visión el hombre la valora en sus capacidades, en sus cualidades.

Por eso es que hay jóvenes que piensan que son la última coca-cola del desierto porque se están valorando conforme a su propia visión.

Pero cuando Dios muestra su realidad, el hombre generalmente rehúsa porque la obra de Dios es sobrehumana.

Vea también: Doctrinas para la salvación

No solamente eso le pasó a Moisés, Jeremías cuando el Señor lo llamó le dijo que lo había escogido desde el vientre.

Y le dijo: No Señor, si yo todavía soy un niño, yo no sé hablar.

Pero el Señor dijo: No digas que soy niño porque donde yo te enviaré irás y las palabras que yo te diré las dirás y yo te pondré por profeta a las naciones.

Cuando hay una misión Dios llama y como Moisés no quería ir porque imagínese sacar a Egipto de la esclavitud.

Pero Dios le mostró el poder ¿qué tienes en tu mano?, una vara, échala en tierra.

Todo lo que Dios le mostró fue lo que convenció a Moisés de que él si podía ir a faraón a liberar a Israel de Egipto, visión.

Llamamiento y buscar el poder de Dios porque esto no se hace con recursos humanos, se hace con el don de la gracia de Dios.

Recordemos que desarrollando el tema: La doctrina estructura de la iglesia.

Sin la palabra de Dios no pasa nada en la iglesia y por el contrario la gente estará inclinada a hacer lo que cada uno piensa.

Pero es la palabra de Dios, la que lucha contra la mundanalidad.

¿Qué es lo que hace falta? La palabra de Dios, la mundanalidad en la iglesia es pobreza de Cristo.

La santificación es fruto de la obra de Cristo, fíjese que la palabra “santificación” en Romanos que es el plan de salvación y como fin la vida eterna.

La santificación es un fruto de la justificación porque la justificación es el acto en que Dios nos saca y ahí es donde él nos santifica.

Tenemos que caminarle a estudiar la palabra de Dios, aquí no nos la sabemos todo, la Biblia es la regla de fe, la práctica, lo que debemos vivir.

Por: Eliseo Duarte

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.