Por qué el diablo tentó al hombre en el principio

Por qué el diablo tentó al hombre en el principio

Por qué el diablo tentó al hombre en el principio

Por qué el diablo tentó al hombre en el principio, pues Dios creo al hombre para algo muy especial. Se ha comentado que la creación del ser humano y su estadía en el Edén ocasionaron la enemistad entre el diablo y el hombre, la cual tuvo su fin en el calvario.

Para hablar de estas verdades tenemos que hacer un comentario exegético de la creación de la humanidad, como un ser creado en un cosmos aparte de la creación angelical.

SUSCRÍBETE

Únete a más de 5.000 personas que ya reciben contenidos exclusivos.
Sólo ingresa tu correo electrónico en el campo de abajo y espera el correo de confirmación.

En este estudio sobre “Por qué el diablo tentó al hombre en el principio”, encontramos que el hombre al ser instituido tuvo unas peculiaridades excelentes que no son conocidas en los otros seres creados.

Es de notar que después de su creación tuvo honores especiales dados exclusivamente por el creador; además, fue establecido para disfrutar del bien y con dominio propio.

El libro de Génesis hablando de la creación del hombre, en primera medida lo presenta como un ser excelente con una imagen genuina, trasmitido por el mismo creador.

Vea también: El hombre es creado a imagen de Dios

Génesis 1:27;“Y creó Dios al hombre a su imagen”.

“Porque a imagen de Dios es hecho el hombre”. Génesis 9:6

La creación del ser humano

Las escrituras son muy abiertas y susceptibles con respecto a la creación del ser humano. Dios formó al hombre del polvo de la tierra y “sopló en su nariz” el “aliento de vida”.

Nótese esta primera instancia, con ello, está demostrando que el hombre es la “suprema creación de Dios y su propia imagen impregnada”, demostrada en el perfil del ser que creo.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Recuerda que nuestro tema de hoy es “Por qué el diablo tentó al hombre en el principio”

Se reflexiona a través de varios aspectos esenciales, en el cual, el hombre se asimiló a su creador por su naturaleza moral.

Él fue creado sin imperfecciones, sin pecado, más bien con toda pureza y santidad absoluta. Si hacemos una recapitulación, él fue un ser perfecto e inmaculado cubierto con la equidad de Dios.

Por esta cognición, él podía deleitarse de una amistad y un compañerismo absoluto con Dios.

Hijo de Dios

Cuando se habla de la imagen de su creador hay que considerar una segunda instancia, porque Dios es Espíritu, invisible e incorpóreo, pero fue el plan y propósito de la deidad de manifestarse en la personificación, llamada “hijo de Dios” revelada tiempo más tarde.

Si en esta elucidación de imagen de Dios tiene alguna referencia a la apariencia corporal de un hombre, quiere decir a la semejanza del hombre Cristo Jesús que era un anti tipo del hombre primario, creado en jardín del Edén.

Vea también: El hombre en el huerto del Edén

Luego éste, pasaría a ser un tipo del hombre que habría de nacer en Belén. Es importante precisar que el nacimiento de Jesús se perpetuó en un período específico en la historia, en lo que pertenece a Dios.

Quien coexiste en la inmortalidad, ya que el nacimiento fue programado y percibido por Dios desde la eternidad. Y manifestado en la postrimería de los tiempos 1 Pedro 1:20.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

Continuamos con nuestro tema de hoy “Por qué el diablo tentó al hombre en el principio”

Creación terrestre

Si volvemos al programa a la creación terrestre, el diablo, se estaba dando cuenta desde el momento que Dios principió a organizar la tierra, que estaba desordenada y vacía; luego, emprendió a crear y a organizar lo que había pensado en su plan.

Por último hizo al hombre, quien a su vez, le otorgó todo lo perteneciente a su creación terrestre.

Esto, le ocasionó al diablo un celo profundo, supuestamente, el diablo consideró y pudo decir: a éste lo crearon ayer, hoy lo pusieron por señor de todo lo que contiene la tierra, y por último, evaluó el carisma que había entre Dios para con el hombre.

Concluyendo podemos observar que:

Su conclusión sería: el hombre es considerado como un ser muy querido, viviendo en un Edén de comodidades, pasando ratos amenos, siendo el principal de lo creado, con dominio propio de hacer lo que bien le pareciera en el Edén, y con absoluta comunión con el creador. ¿Qué más le falta?.

Con todos estos análisis considerados por el diablo, conceptuó, los días de su creación, y consideró y valoró, esto tiene un parecido a mi vida pasada cuando estuve en el Edén de piedras preciosas y de la forma que fui echado.

Eso me sobrevino porque cierto día, observé, un lugar mejor que el que yo tenía, lo ansié, y quise llegar hasta allá, para poner mi trono.

Pensando en esto lo comenté a todos mis súbditos, los cuales me animaron que hiciera lo pensado, y cuando intentamos hacerlo, todos fuimos destronados del lugar en que estábamos. (Todo esto pensaba el diablo entre sí).

Si el hombre fue creado en un día, “replico el diablo”, y le dieron lo creado antes:

  • Animales volátiles
  • Terrestres
  • Acuáticos
  • Vegetación
Recuerda que el tema del estudio de hoy es “Por qué el diablo tentó al hombre en el principio”

Si él permanece en Dios, seguro que Dios lo llevará a el lugar que vimos hacia el norte, donde están las estrellas de Dios y llegará a ser semejante al Altísimo. Isaías 14:13,14.

El propósito del diablo para que el hombre pecara 

Tengo que hacer algo, “objetó el diablo”, si logro convencerlo que desobedezca a Dios y hacerle pensar que sea semejante a Dios aquí en el Edén, seguro que le pasará, lo que a mí, me pasó.

Isaías 14:15; además, si logró ponerlo en discordia con Dios me haré dueño de todas las cosas que le otorgaron.

San Lucas 4:6, y por poco él quedará bajo mis dominios. 1 San Juan 3:8; lo meteré en la cárcel y no le abriré nunca más las puertas. Isaías 14:17.

También te puede interesar: La desobediencia del hombre

Estimado lector, todo esto lo caviló el diablo y con su pericia lo logró; primeramente, usó la serpiente como instrumento para llevar a cabo su obra, ¿Por qué utilizó la serpiente? por su “característica de astucia”.

 “Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho”.Génesis 3:1

Haciendo un análisis de estos texto podemos entender el propósito del diablo y Por qué el diablo tentó al hombre en el principio.

Al usar este medio, le dijo a la mujer: “¿Con que Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?”.

Génesis 3:3 “dijo la mujer, pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis”.

Génesis 3:6 “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, que era agradable a los ojos, que el árbol era codiciable para alcanzar la sabiduría y tomó de su fruto, comió y dio también a su marido, el cual comió así como ella”.

Cierto exegeta, analizando este punto conjeturó lo siguiente: que la caída del ser humano no fue en un instante.

Con todos estos escritos leídos en  se observan ciertos pasos en secuencia para ocasionar el alud del hombre y el “Por qué el diablo tentó al hombre en el principio”.

Analicemos el texto siguiente

Primero: El paso que se ve en estos textos, fue la charla a través de la serpiente con Eva; Satanás logró “sembrar una semilla de duda”, para que ésta, a su vez, diera el fruto de incredulidad en el corazón de esta mujer.

Segundo: El “cambio que hubo de parte de la mujer en la palabra de Dios”: Después que obtuvo la duda en su corazón, ya estaba lista para adulterar la palabra de Dios.

Eva, cambió y añadió a la Palabra de Dios. Dios no dijo nada de “tocar el fruto” y la muerte sería cierta.

Las palabras añadidas, “para que no muráis” es fruto de la duda que había concebido y admitía la posibilidad de que la muerte no fuera cierta.

Tercero: El acto de la desobediencia fue el resultado natural del racimo cosechado, el cual, se manifestó en las siguientes formas:

  • Cambiar la palabra de Dios.
  • Poner su mirada fija en el fruto prohibido.
  • Codiciar el fruto.
  • Tomar el fruto.
  • Comió del fruto y luego, trasmitírselo a su marido para que comiera.

Observemos la filosofía satánica para presentarse a Adán en la tentación.

  •  Usa la serpiente como medio.
  • Satanás a través de la serpiente se dirige a Eva, dándole el mensaje “seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal”.

Se debe recordar que la tentación misma no es pecado, pero entregarse a la tentación, sí lo es.

Vea también: Cuando nos llega la tentación

Cuando Eva se entregó a la tentación y desobedeció, fue entonces que el pecado entró en el corazón humano. Cristo fue tentado, pero permaneció sin pecado porque Él venció la tentación.

Querido lector te invitamos que continúes con este estudio de “Por qué el diablo tentó al hombre en el principio”.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Eva es tentada

Eva fue vencida cuando la duda encontró cabida en su corazón, luego, empezó a deformar y a cambiar la Palabra de Dios.

La semilla de incredulidad sembrada en su corazón por el diablo le hizo cambiar y añadir a la Palabra de Dios; así fue que Eva cayó.

Se debe notar que era Eva quien fue engañada en la transgresión. Adán escogió pecar deliberadamente.

El desobedeció sabiendo perfectamente lo que hacía. Fue una decisión clara de escoger entre el compañerismo: sea con el Señor o con la mujer. Adán escogió a la mujer y así, él cayó.

Análisis

Ésta técnica el diablo la ha usado desde el principio; en 1 Juan 2:16 “Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo”.

Observemos, que la tentación de Eva se relaciona con estas cosas, Génesis 3:6: “con los deseos de la carne; con los deseos de los ojos; y con la vanagloria de la vida”.

Después de este procedimiento, dijo Eva: Bueno para comer; agradable a los ojos; codiciable para alcanzar la sabiduría.

Nos damos cuenta que en el transcurrir de la historia ha sido el mismo método que usó el diablo para con “Acán” en Josué 7:21: Acán vio, codició, tomó y escondió.

Todos estos ataques demoníacos que el hombre ha sufrido, pareciera que el ser humano fue hecho con otras perspectivas superiores.

Al caer en desgracia, perdió todas las propiedades que Dios le había dado; esto es uno de los “por qué el diablo tentó al hombre en el principio”, el diablo envidio lo que Dios le había dado al hombre.

Perdió el compañerismo con él; quedó siendo esclavo del que lo venció; quien a la vez, lo metió a la cárcel y nunca jamás le abrió las puertas en otras palabras lo que el diablo pensó en hacer con él, así le salió.

También te puede interesar: El hombre que no deja de pensar como niño

El salmista David

Sin embargo, Dios siempre estaba inquieto tocante al hombre. El salmista David, quien a su vez, fue patriarca, pudo detectar a Dios con sus preocupaciones y dijo; ¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él, o el hijo del hombre, para que le visites?.

“Le hiciste un poco menor que los ángeles, le coronaste de gloria y de honra, y le pusiste sobre las obras de tus manos”.

Vea también: ¿Qué son los ángeles y cómo funcionan?

Es decir, el patriarca vio, precisamente, lo que el diablo había pensado antes, que el “hombre sería llevado a la majestad en las alturas”. Pero “por qué el diablo tentó al hombre en el principio”.

Todas estas preciosas revelaciones recibidas por el salmista, nos indican la consideración que al hombre todavía le faltaba recibir un poco más de lo que recibió en el Edén.

Pero por su condición de cautivo pareciera que el plan de Dios se obstaculizara; por esta razón, la escatología mesiánica se inquieta y se pronuncia con diligencia:

Isaías 49:24, “¿Será quitado el botín al valiente? ¿Será rescatado el cautivo de un tirano? Pero así dice Jehová: ciertamente el cautivo será rescatado del valiente, y el botín será arrebatado al tirano, y tu pleito yo lo defenderé, y yo salvaré a tus hijos”.

Te recomendamos ver: El plan salvífico de Dios para el hombre

Te invitamos a que sigas en la lectura de nuestro tema “Por qué el diablo tentó al hombre en el principio”.

Nuevamente, Dios inspira al profeta con agudeza en dos tonalidades.

  • Isaías 35:4. “Dios mismo vendrá y os salvará“.
  • Isaías 52:6. “Por tanto, mi pueblo sabrá mi nombre por esta causa en aquel día; porque yo mismo que hablo, he aquí estaré presente“.

Todas estas evidencias pareciera que fuese imposible su fiel cumplimiento; ya que Dios en su esencia no podía rescatar al hombre caído por varias circunstancias.

Las cuales son:

A. Dios no podía batallar con el diablo y despojarle de sus pertenencias; porque Dios es el Creador y el diablo es su creatura y por ende, su justicia no se lo permitiría.

B. Para rescatar al Hombre se había de pagar un precio y era derramar sangre; porque sin derramamiento de sangre, no se hace remisión. Y Dios en su esencia no lo podía hacer porque él es espíritu y un espíritu es incorpóreo y no tiene sangre.

C. Además hay una ley de la redención, que Dios no la podía pasar por alto y era que nadie lograba liberar a otro sino era hermano del cautivo.

Vea también: Qué es la redención y su importancia

Levítico 25 y Dios no era hermano del hombre, porque Dios desempeñaba la función de padre-creador y el hombre la función de hijo-creatura, el diablo sabía esto y se encontraba seguro que Dios no le ganaría este pleito.

D. Por otra parte, no había ni siquiera un hombre, ni muerto, ni vivo, ni por nacer que llenaría estos requisitos para redimir a su hermano.

Todos éramos esclavos

Porque todos éramos esclavos: del mundo, del pecado, del diablo y un esclavo no puede liberar a otro esclavo, ni tampoco teníamos el precio exigido para este desembolso. Recuerda que el tema de hoy es Por qué el diablo tentó al hombre en el principio.

Suscríbete a nuestro Canal de Youtube

Gracias por consultar nuestro tema de hoy “Por qué el diablo tentó al hombre en el principio”

Los que fueron tentados en la historia son:

Los mejorcitos en la historia, el diablo, los había derribado a todos; por ejemplo: A Noé, que supuestamente era el mejor en su generación, se emborrachó y por ello trajo la maldición.

Abraham el padre de la fe, lo hizo dudar y pecó por falta de fe, y como disciplina, trajo el cautiverio en Egipto a su descendencia por cuatrocientos años.

José, lo puso a adivinar en una copa en Egipto. A Moisés el hombre manso, lo hizo airar al descender del Sinaí, y como resultado quebró las tablas de la ley, y por último no pudo entrar a la tierra prometida.

Josué lo engañó haciendo pacto con gente extraña y como consecuencia no siguió repartiendo la tierra prometida.

Si hablamos de Saúl, el primer rey de Israel, lo puso a encerrar ganado del anatema, y como consecuencia no pudo seguir reinando; a David el dulce cantor de Israel, le hizo que matara a un soldado para quitarle la mujer, y como resultado la espada nunca se apartaría de su casa.

A Salomón le dio mil mujeres para que ellas le desviaran su corazón y como resultado el reino se dividió en dos fracciones.

Podemos decir, que los mejorcitos en la historia el diablo los había barrido, y por lo tanto, permanecía dormido en sus laureles confiando en sus pericias y en sus armas.

Dios cumplirá su promesa

Pero las promesas de Dios son ineludibles e irrevocables, Dios dijo: que él mismo vendría y os salvaría y él actuaría en lo imposible y cumpliría todas sus promesas.

Dios para cumplir esta promesa fue sencillo para él: Una virgen prestaría su vientre. El mismo vendría y tomaría carne de esa mujer, para así manifestarse en humano y hacerse familia del hombre caído y defender toda su causa.

Hebreos 2:14. “Por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo”.

San Pedro hace mención de esta liberación. 1 Pedro 1:18-20 “Sabiendo que fuiste rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibiste de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como un cordero sin mancha y contaminación... En Hebreos 2:11 expresa: que él no se avergüenza de llamarnos hermanos”.

Continuamos con nuestro tema de hoy “Por qué el diablo tentó al hombre en el principio”

Lo que ocasionó el nacimiento de Jesús

Por ello, en el nacimiento de Jesús el diablo se asombró que haya nacido “otro rey”, y por lo tanto, lo quiso matar.

San Mateo 2:12-17. Usó como arma a la muerte para con los niños menores, pensando que haciendo esto lo derribaba.

En el bautismo de Jesús sufrió otra admiración, cuando oyó la expresión “este es mi hijo amado”, en el cual tengo contentamiento.

Nuevamente, se puso en acción para saber de quién se trataba. Rápidamente se hizo presente al desierto cerca donde estaba Jesús, para tener su primer encuentro.

Al enfrentarse con el Señor Jesús, vino con las mismas armas que siempre había utilizado en la historia:

1. Utilizó la incredulidad. Quiso sembrarle dudas al Señor Jesús. Diciéndole: “si eres hijo de Dios di que estas, piedras se conviertan en pan”. El Señor le responde con la palabra exacta, sin adulterarla; la cito, “como estaba escrita”. San Mateo 4:4.

2. Utilizó el beneficio personal. Lo llevó al pináculo del templo y le dice tírate porque está escrito: a sus ángeles enviará para que tu pie no tropiece en piedra.

El Señor nuevamente le replica con la palabra “como está escrita”. San Mateo 4:7. Aquí en este pasaje el Señor se le identifica y le informa al diablo que, el que estaba tentando era a su mismo creador.

Pero el diablo, como que no lo conoció, porque Dios estaba vestido de hombre débil, como hijo de David, a través de María, mujer del carpintero de Nazaret.

3. Utilizó lo deseos de los ojos. Le mostró todos los reinos del mundo: Los deseos de la carne; los deseos de los ojos; y la vanagloria de la vida. Y después, le hace una propuesta: todo esto te daré, si postrado me adoras.

El Señor le responde citándole la palabra escrita

Como las otras veces. San Mateo 4:8-10. Con esas tres tentaciones no hace más resistencia; por ello, dice: San Pedro, resistid al diablo y de vosotros huirá.

Nos estamos dando cuenta que el Señor Jesucristo utilizó otro método diferente, al de Eva: citó la palabra de Dios tal como “está escrita”, y justificadamente, ganó la victoria usando estos términos “está escrito” y así, venció, al tentador.

Después de la tentación en el desierto, el Señor Jesús, salió para una ciudad llamada “Capernaum”, allá en la sinagoga encontró al tentador, el cual, le dice: ¿Qué tienes conmigo?, has venido antes de tiempo; yo te conozco quien eres, el “Santo de Dios”.

San Marcos 1:21-25. ¿Dónde conoció este demonio a Jesús? en la tentación en el desierto cuando el Señor Jesús le dijo: No tentarás al Señor tu Dios.

Jesús en su santo ministerio, lo derrota por varias oportunidades:

  • En el mar le reprendió a las olas y a los vientos.
  • También en la casa de la viuda le quitó a la muerte a su hijo.
  • En la aldea de Marta y María le sacó de la cárcel de la muerte, a Lázaro, después de cuatro días de muerto, (los cuales representan los cuatro mil años de la caída del hombre).
  • Y en el poso de Jacob le rompió el iceberg de la enemistades entre samaritanos con judíos.
  • A Zaqueo lo había escondido, en una ciudad de maldición, dentro de un árbol Sicómoro; allá fue el Señor, le ordenó que descendiera del árbol, y lo hizo regresar a su casa.

En la cruz en vez de ser una derrota obtuvo múltiples triunfos

El Señor Jesús con sus éxitos obtenidos, despojó al diablo de sus armas, e igualmente lo que éste, le quitó a Adán en el paraíso. San Lucas 11:21, 22.

El Señor Jesús, en la cruz, venció la sed y les suministró agua de vida a los humanos.

San Juan 4:14. En La cruz, venció la desnudez, siendo él desnudado, y con sus vestimentas fuimos cubiertos. San Juan 19:24. Además, siendo rico se hizo pobre, para que nosotros por su pobreza fuésemos enriquecidos.

Vea también: La cruz una derrota de por vida

2 Corintios 8:9. Jesús como el cordero de Dios, en la cruz, derramó su sangre para limpiarnos de nuestros pecados. 1 Juan 1:7; Hebreos 9:14. Y con el derramamiento de sangre nos compró. 1 Pedro 1: 18-20.

Si seguimos hablando de la cruz vamos a encontrar milagros de la naturaleza. Por ejemplo: en la cruz, el velo del templo se partió en dos, es decir, uniendo el lugar santo con el santísimo; indicando los dos contornos, “lo cercano con lo lejano”. Efesios 2:14-19.

También te puede interesar: Escucha y te contaré la historia de la cruz

  • En La cruz, con su cuerpo lacerado recogió todas nuestras enfermedades para que por sus llagas fuésemos nosotros curados. 1 Pedro 2:24.
  • En la cruz, anuló el acta de los decretos que nos eran contrarios, los quitó del medio y los clavó en la cruz. Colosenses 2:14.
  • En la cruz, venció todas las potestades y los exhibió públicamente triunfando sobre ellos en la cruz. Colosenses 2:15.
  • En la cruz recogió todos nuestros pecados y los cargó en sus propios hombros. Isaías 53:6.

La resurrección 

Por medio de su resurrección venció la muerte, al hades y les quitó a sus cautivos, además se les trajo las llaves de sus cerraduras. Apocalipsis 1:18. Y vive por los siglos de los siglos.

Vea también: Las doctrinas proceden de la muerte sepultura y resurrección de Jesús

Jesús más tarde, después de su resurrección, ascendió a los cielos y se sentó en la potencia celestial y es coronado de gloria, de majestad por los Eones de los Eones; cumpliéndose así, lo que vio el Salmista.

En el Salmo 8:4-8; allá donde el diablo quería ir, cuando dijo: “subiré a las estrellas de Dios y haré mi trono”. Allí está el Señor Jesucristo preparándonos lugar para nosotros. Quien algún día muy cercano viene para llevarnos allá.

El hombre después que ha sido salvo por Jesucristo permanece siendo consciente de esta obra maravillosa.

San Pablo le escribe a la iglesia de Éfeso. Efesios 1:5-6 “En amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos, en el amado”.

Hay que razonar que el hombre no está en la tierra por mero capricho de la naturaleza; un niño no nace simplemente por un accidente de la naturaleza; el hombre no es simplemente el resultado de un impulso biológico.

Dios tiene un propósito definido que se debe cumplir en la existencia de todo hombre.

El hombre salvo es consiente y puede saber el motivo por el que se vive en la tierra, también puede saber el propósito de su existencia y su destino eterno.

La causa principal de la inquietud y el descontento del hombre científico en estos días, es que el hombre, no es más que, un ser biológico.

Otra enseñanza explorada por los llamados hombres del saber, es que el hombre viene de las bestias, esta clase de preceptos, le deja al ser humano un vacío espiritual y sin ninguna dirección.

Todo esto proviene porque esas mentes ignoran que antes de la fundación del mundo, Dios había proyectado un propósito definido en la existencia del hombre.

Por ello, se hace necesario que el ser humano lo determine, y para esto, tenemos a las sagradas escrituras. Por ejemplo.

La carta a los Efesios nos declara que hay cinco cosas primordiales para que:

  • Fuésemos santos y sin mancha.
  • Ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo.
  • Para la alabanza de la gloria de su gracia.
  • Conozcamos el misterio de su gracia.
  • Para que tuviésemos herencia según el puro afecto de su voluntad.

San Pedro dice que fuimos comprados con la preciosísima sangre de Jesucristo. Para recuperar lo que se perdió en el Edén y ser coronado de gloria y de honra por los siglos de los siglos.

El hombre primitivo no fue creado siendo un ignorante ni un irracional, ni un salvaje, sino un ser de suma capacidad intelectual con naturaleza moral.

La teoría de que el hombre ha evolucionado desde un orden inferior, no es más que la fantasía, de mentes llenas de supersticiones extraídas del mundo del oscurantismo, sin ninguna fórmula, ni código constitucional o antropológico que lo compruebe, demostrando sus evidencias racionables.

Si tales personas no se hacen a los planes de Dios para esta dispensación, vendrán a quedar como un reo dispuesto para ocupar un puesto en la silla de los acusados en el día del juicio.

El hombre creado por Dios tiene una capacidad sin límites, puede subir al punto más alto y descender al sitio más profundo que cualquier otra de las criaturas creadas por Dios.

En el evangelio de San Marcos, el capítulo 5, se lee la historia del hombre de Gadara, poseído de una legión de demonios.

Vea también: ¿Qué son los demonios y cómo funcionan?

El hombre fue hecho con un desplazamiento mental muy grande, debemos calcular que este loco podía resistir lo que, dos mil cerdos no lograban dar el pecho. Parece que no hay límites a la depresión y a la hondura en que una persona puede caer.

Síguenos en Facebook Generación Pentecostal

Si hablamos de una potencialidad, el hombre tiene la capacidad de rendirse a Dios y convertirse en un templo para que more el Espíritu de Dios. Sólo Dios conoce la capacidad del hombre para lo bueno y para lo malo.

No se ha conocido otra criatura en el mundo que alcance a la capacidad del hombre.

El hombre tiene un desplazamiento mental desde que fue creado que, puede discernir entre lo infernal y lo santo, el libro de Génesis lo declara cuando Jehová Dios le dio instrucciones en el huerto.

Génesis 2:16-17 “Y mandó Jehová al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”.

En la predicación del evangelio del Señor Jesucristo ordenó la alocución para todo el mundo; y glosa: “el que creyere y fuere bautizado será salvo y el que no creyere, será condenado”. San Marcos 16:15-16.

A través de las edades el hombre no ha perdido este raciocinio, porque en el libro del Apocalipsis lo enfatiza.

Apocalipsis 22:17 “Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. el que oye, diga: Ven. el que tiene sed, venga; el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente”.

Dios le dio al hombre el poder de escoger libremente

Al principio Dios le dio al hombre el poder de escoger libremente. En el huerto Dios puso delante del hombre dos árboles: el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal, este último le prohibió comer de su fruto.

Sin embargo, el hombre podía escoger. Fue creado con el privilegio dado por Dios, de tomar decisiones y de escoger por sí mismo.

Vea también: ¿Por qué Jesús maldijo la higuera?

Dios deseaba el compañerismo con la criatura que había creado a su propia imagen; sin embargo, para que esto tenga su valor, la amistad tiene que ser deleitada libremente. El compañerismo forzado no sirve.

Por eso Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, con la habilidad de escoger. A Dios no le interesaba tener un hombre que fuera un títere o un robot.

En las últimas páginas de la biblia se ve claramente que el hombre aún tiene el poder de escoger. El agua de la vida es para “el que quiera”. Dios nunca le ha quitado al hombre este maravilloso privilegio.

Tenemos que entender claramente que Dios en su soberanía nunca violará lo que él mismo ha dado. El hombre es un “ser de libre albedrío” igualmente después de haber experimentado la salvación, lo sigue haciendo.

Esta verdad clarifica la cuestión que se llama “seguridad eterna incondicional”. El destino eterno del hombre dependerá de lo que escoja en vida. El hombre tiene el privilegio de escoger la vida eterna o escoger la muerte eterna.

Hoy por la predicación del evangelio el hombre es consiente como cuando estaba en el Edén, y puede escoger dos alternativas.

  • Primera: Escuchar a Dios a través de su evangelio y obedecerlo o escuchar la voz del enemigo como hiciera Adán.
  • Segunda: Quedarse en la situación primaria del pecado como está.

En el huerto el hombre estaba con Dios y oyó a Satanás, dejó a Dios, y se unió a Satanás; hoy en día el hombre natural está en el poder del demonio, Dios le habla, si le obedece pasa del reino de las tinieblas al reino de Jesucristo; como un antónimo del Edén.

Por ello el hombre todavía sigue siendo consciente, él en la obediencia a Dios se puede salvar, como puede seguir en condenación.

Dios espera que el hombre ponga a funcionar sus dominios como un ser sensato y reflexivo de la realidad presente.

Se considera que el ser humano ha estado cautivo por muchos milenios de años, ha estado gobernado cruelmente por principados, gobernadores, potestades, dominios e imperios espirituales de las regiones de maldades.

Pero los redimidos, Dios, les tiene millones de millones de seres espirituales dispuestos para guardarlos como poseedores de esta gracia, la cual hemos recibido en Cristo Jesús. Salmos 34:7; Apocalipsis 22:8-9.

En el Edén, vemos al hombre como criatura creada sin problemas de ninguna naturaleza, hasta que cayó en las redes de los ángeles malos, llamadas: “potestades demoníacas”.

Hoy en día el hombre redimido está resguardado por legiones de ángeles como guardianes; además, tenemos el Espíritu Santo que nos guía a toda la verdad y el nombre de Jesús, que es sobre todo Nombre.

Porque ante este nombre se doblará toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra.

Cada ser humano redimido, tenemos mejores promesas, el Señor, dijo: que iba a preparar lugar para volver por sus redimidos.

San Juan 14:2,3; Para el reino Milenial vendrá con los ángeles de su potencia en llama de fuego para dar retribución a los que no conocen a Dios ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo. 2 Tesalonicenses 1:7-8.

También te puede interesar: Recuperación del hombre caído

Hoy día para que el hombre sea perdido se requiere que permanezca en perdición como está. Y para concluir, todo esto se debe a la determinación que el hombre le dé a su propia vida.

El hombre está diseñado para vivir por la eternidad en un edén celestial, donde todo será diferente al presente.

Los ángeles que no pecaron están ocupados en sus labores encomendadas desde el principio y los ángeles malos fueron condenados a una eternidad de castigos por los siglos de los siglos. Apocalipsis 20:10.

Esperamos que el desarrollo de este tema “Por qué el diablo tentó al hombre en el principio”, haya sido de edificación y gran bendición para su vida.

Copyright y engrosado por el pastor
York Anthony Shalom
Licenciado en Sagrada Teología
Magister en Divinidades Teológicas
[email protected]

Total Page Visits: 708 - Today Page Visits: 2